miércoles, 29 de junio de 2011

Burbujas de Champán

Casi pierde el avión. Entró corriendo por la puerta 12 mientras se oía su nombre por los altavoces del aeropuerto. Dio rápidamente su tarjeta de embarque impresa por ordenador y avanzó ya sola, por el finger camino al interior del avión. Buscó su asiento, mientras los demás pasajeros le lanzaban miradas furibundas. Se sentó y tras abrocharse el cinturón, giró la cabeza para ver a quien tenía a su lado. Un hombre joven, de unos cuarenta y cinco años, con el pelo engominado, un traje caro y una preciosa corbata roja con topitos. Sonrió pero volvió a su blackberry enseguida.
Atractivo, pensó. Bien, luego podremos charlar un poco. Ahora estoy cansadísima. Aprovecharé para dormir. Pero, en cuanto cerró los ojos, su compañero le puso una copa de champan en su mesita, diciéndole: brindemos, hay que aprovechar cualquier momento. Tras esa primera copa llegaron otras y otras más. Cuando se bajó del avión parecía que llevara horas de juerga. La boca pastosa, se le trababa la lengua y no se sentía bien.
Tenía un casting de modelos para la marca de L’Oreal en Madrid. El avión llegó puntual. Se adelantó a todos los pasajeros con su maleta de cuatro ruedas naranja, regalo de su madre por Navidad, y se puso la primera en la fila de taxis.
Cuando llegó a su hotel, El Hotel Embajada en la calle Covarrubias, se dio una ducha rápida, se puso el modelito pensado durante horas, días atrás y salió corriendo hacía el Hotel Santo Mauro, donde se desarrollaría el Casting. Ya estaban esperando las demás modelos.
Todas eran muy altas, guapas, con curvas, piernas largas, y melenas largas, la mitad seguro, extensiones de pelo artificial. Rubias, morenas, pelirrojas, con mechas pero todas con la misma sonrisa, la misma dentadura blanca, perfecta, alineados los dientes, y los labios rellenos de botox, a pesar de la edad, no pasaban de los 20.
Iban llamando por el nombre, en orden alfabético, y le tocó su turno: Alicia Bengoa , pase.
Con paso decidido y tratando de mostrar su mejor cara a pesar de la resaca que tenía, se acercó a la mesa donde se hallaba un hombre de espaldas. Cuando se volvió, se quedó lívida. Hola Alicia le dijo. El pasajero era el Director de Marketing de la marca de labios de L’Oreal encargado de seleccionar a la próxima modelo. Quise que me tragara la tierra.



2 comentarios:

  1. O puede que Alicia tenga ya el contrato redactado sin participar ¿no? Y entonces, no quiera morirse porque habrá dado un paso hacia adelante. Además, se supone que las modelos no deben tener vergüenza, aunque sea relativo. El azar es impredecible. Un encuentro casual, no previsto. Añadamos que con el montón de butacas que tiene un avión de esos de Iberia de recorrido nacional, les toca juntos. Un exceso de confianza, porque hay que tener valor de invitar a una persona que no conoces a algo, imagínate que no le gusta el champán y que tiene el descaro de decíserlo. Se le hubiera quedado una carita de memo por muy director de marketing que fuera digna de verse ¿no?

    Me ha parecido un relato muy sugerente, Kika, con los nombres de los hoteles, los pasajes detallados, incluso sus complementos como la maleta naranja. Has aprovechado a la perfección los recursos que había por las limitaciones. Y me quedé sorprendido de la habilidad del director para contar palabras mientras se leía. Ese hombre o es un super dotado, o el filón de fines de semana a lo grande obra milagros en la mente ^_^.

    Continúalo, sin límetes ahora, que el director ya no multa. Se siente curiosidad por saber cómo acabará Alicia con el director. ¿Le dará el trabajo? ¿En vez de champán la invitará a un fin de semana en Bolonia? Creo que mrece una continuación.

    ResponderEliminar
  2. La historia me gusta y además es creíble. Sobre todo tiene mucho que ver con el tema: el azar, las casualidades. Los detalles de marcas y lugares ayudan a la verosimilitud del texto.
    Pero tengo una duda. Por qué el texto está escrito todo el tiempo en tercera persona y la última frase en primera? Quizás se trata de un hecho autobigráfico y el subconsciente te ha traicionado?
    Feliz weekend!!

    ResponderEliminar