lunes, 6 de junio de 2011

Campana de las 7

Calles empedradas
que llevan a ninguna parte,
esquinas traicioneras 
que se doblan sin mirar

Plaza de bancos fríos
de hierro duro,
fuente seca y callada
no hay a quien cantar

Patio de cielo limpio
y de suelos sin pisar,
pozo solitario
con la boca abierta de sorpresa

Campana de las 7
de que te quejas ?
ya no oigo los poemas 
tanto barullo y moralejas

Ya no oigo los discursos
sangre de fuego, puños cerrados,
Puto colegio
a las siete y veinte
sabes que te esperamos 

4 comentarios:

  1. Esta es mi contribución a la puesta en marcha del Club. He intentado transmitir la sensación que me ha quedado despues de terminar el curso de escritura. Y hay mensaje, para ver si alguien lo coge......
    Besos, José María

    ResponderEliminar
  2. A las siete y veinte, fuéramos tres o veinte, se acababa el primer tiempo del ejercicio ^_^. No deja de ser un dato curioso, por supuesto.

    Lo de las esquinas que miran sin doblar me ha encantado y aunque debo reconocer mi ignorancia a lo que quieres expresar, yo le he dado la interpretación de quedarse bloqueado, de saber que el tiempo pasa en "ese puto colegio" y que solo tienes la certeza que tu ejercicio esta mal hecho. No sugiere, no muestra, y te has ido por las ramas de la "metafísica".

    Ya ves que que la mente divaga a su antojo, pero quizá sea lo mejor de los textos, que se pueden interpretar de mil maneras y usarlos como mejor convenga a cada quien.

    El conjunto precioso, señor director, recuerdos de las calles empedradas, sonidos de campanas que fastidiaban lo que podían... Al final, habrá nostalgia, una inmensa morriña, no, perdón, una morriña inmensa. Sí así está mejor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Me encanta el poema!.
    Y yo, que soy mucho más básica: te imagino sin prisas y absorto por las calles empedradas de camino al Hospitalillo, esperando la llegada del profe a la entrada mientras charlas con los poetas, atravesando ese patio tan vacío, esforzándote en escribir unos endecasílabos a pesar de las campanas y porfín,cuando ya lo has conseguido, a las siete y veinte, llega el aviso de lo más deseado y esperado, nuestra reunión informal de cervecitas y tapas.

    Lo de las esquinas a mi tambien me ha gustado mucho, pero Juanjo, las esquinas de JoseMaria no miran, sino las personas son las que no miran al doblar las esquinas no?

    De todas formas, me encantaria que las esquinas mirasen sin doblar, que buena idea!!!

    Un beso a todos

    ResponderEliminar
  4. Gracias Elena, me encanta que te guste "la Campana de las 7", lo escribí con mucha inspiración y poca concentración, justo lo contrario de lo que nos enseñó Alvaro ! pero a mi me salen así.

    Efectivamente, el poema se refiere a no mirar cuando se doblan las esquinas traicioneras. Lo de las 7,20 es que siempre por casualidad era esa hora cuando se terminaba un ejercicio o se encargaba el último.

    Y lo de "puto colegio" fué un exabrupto del profe, no se si os acordáis......fué muy pasional.

    Un beso, Elena: a ver si tu y Kika os sumais al club real porque con vosotras tenemos la risa asegurada, y no quiero decir que los demas no son graciosos....

    José María

    ResponderEliminar