lunes, 27 de junio de 2011

ELLA

Sube lentamente las escaleras, sus ojillos, ya pequeños, siguen hablando de vida. Sus manos siguen acariciando, sonríe y habla, habla sin parar, del pasado, de la guerra, de como se disputaban un mendrugo de pan, de como veía a su padre , escondido durante tres años en una embajada, de su marido, perfecto, guapo y parecido a Cary Grant.
Así es mi madre.

5 comentarios:

  1. El retrato de una madre, inagotablemente generosa y activa, frágil pero resistente, sacando fortaleza para contagiarla, para iluminar con su sabiduría aprendida en la adversidad.
    Un marido parecido a Cary Grant sólo despertaba la admiración de sus amigas, ella tenía los atributos que sus hijas han heredado.
    En distinto escenario me recuerda a la mía.
    Que tu madre siga siendo tu espejo.
    Unidos en el filial recuerdo.

    ResponderEliminar
  2. Es un homenaje bonito a la figura de la madre, que es, como suelo afirmar, el principio de todo, pues todo comienza cuando sales de ella. Me ha parecido un relato impregnado de toda la ternura que sientes por la persona que te dio la vida, escueto y sencillo. Resumiendo, sentido.

    ResponderEliminar
  3. Kika, me he emocionado, ¡Has descrito a mi madre!.

    ResponderEliminar
  4. Que bonito Kika, sigo pensando que el dia que te desbloquees serás genial. Es un escrito sencillo y cortito pero muy bonito, asi se va relajando uno...para eso sirve este Blog/Club, no ???

    Un besito Kika y escribe más porfi.

    ResponderEliminar
  5. Es precioso Kika ! A medida que te leía he imaginado a esa madre , esa gran madre y esos ojillos que siguen hablando con vida y la admiración que le profesas a una gran mujer que a sabido luchar por los suyos con amor y cariño.Te felicito!

    Un Saludo Cordial.

    ResponderEliminar