lunes, 6 de junio de 2011

HIPOCRATESIADA

 (Estudio clínico en terror sostenido)
Por entre corredores de clínicas apócrifas, inhóspitas moradas de genes catalépticos, discurren marginados ileocecales traumas que, venenos socráticos  buscan en su delirio.
Cintarazos eupépticos, provinientes indúbitos de relajado esfínter, ruedan alborozados por las aristas lúgubres del mordaz habitáculo.  
En vidrios ancestrales, ansiosos receptáculos de mórbidas pepsinas, 
se refleja indecisa la osífraga presencia del androide incorrupto, 
cuyo sudario inmáculo salpicarán plasmáticas arterias palpitantes.

3 comentarios:

  1. Yo creo que Hipócrates se quedaría con la boca abierta ante este derroche de posibilidades médico–experimentales ¿no? Desde luego, me voy a reservar la visión de los ileocecales traumas, porque me parece un poco violento ^_^ y si ya le metemos dosis de cicuta, apaga y vámonos. Pero es buenísimo, sin duda, José Luis. Esperemos que el cintarazo eupéptico lo ayude a salir al exterior, porque de lo contario tenemos un problema.

    No esta mal, chicos, ¿no? Tres entradas para el primer día. Y, ejem, las tres de gran calidad ^_^ y no lo digo porque yo haya hecho una...

    Buenas noches, compañeos del club. Que el circo se prepare para la siguiente función.

    ResponderEliminar
  2. Quién demonios ha escrito esto tan.....terrorífico ?

    JM

    ResponderEliminar
  3. Ah si , ha sido Jose Luis. No habia visto tu firma. Da Yuyu ese poema...

    ResponderEliminar