viernes, 17 de junio de 2011

Nunca digas siempre.




No digas la palabra siempre porque no existe.
Diste palabras necias directas al olvido,
y mira tu presente hecho de humo del pasado
las mentiras se han hecho piedras en el camino.

No digas la palabra siempre porque haces daño.
Leo tus cartas, las palabras son borrosas
Tu voz las escribió cuando las necesitaba,
las creí, y hoy las echo de menos entre sombras.

Permanceré siempre a tu lado, me decías,
por un tiempo cumpliste tu palabra que hoy duele,
el tiempo inolvidable que me hiciste soñar
no pude aprender que nada dura para siempre.

8 comentarios:

  1. SIENPRE aún no existe,
    palabra necia de olvido sordo,
    mentiras pétreas de pasos gordos.

    ResponderEliminar
  2. Uyyy Juanjo, aquí hay resquemor eee .. tú ya sabes porque digo eso jeje

    Pero no te hagas mala sangre y como siempre (aunque digas que es una palabra que no se puede decir) se dice, el tiempo pone cada uno en su lugar, para bien o para mal.

    Animarse eee mi querido poeta sureño, venga venga, que no se diga eee

    Besitos azules muassssssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Hay humores ahumados,
    sonrojadas conclusiones
    y azulados comentarios.

    ResponderEliminar
  4. Yo me voy a acordar del gracioso que puso en el teclado la b y la v juntas y la m y la n también. A veces con las velocidades, se meten gazapos que dañan los ojos. Siento el error, pero ya está subsanado ^_^.

    Exacto Hugo, la palabra siempre es una palabra muy peligrosa en esta existencia efímera y este mundo voluble. Si no sabemos qué va a suceder dentro de diez minutos ¿por qué la gente se atreve a prometer que siempre o nunca, se harán determinadas cosas? Realmente no lo entiendo. Es más sensato acortar el tiempo comparándolo con la cantidad de la que se dispone. Ah, lo de los azulados comentarios creo que te refieres a nuestra amiga Kanet, si tienes tiempo, visita www.sentimientoenpoesia.blogspot.com y encontrarás un espacio acogedor y de gran belleza.

    Kanet, sí, nadie mejor que tú comprende esta serie de alejandrinos. No lo dudo. También sabes que la mala sangre se acabó y que, como tú dices, el tiempo se encarga de poner las cosas en su lugar. Pero he apovechado un pasado —superado— para contar una historia con una métrica de catorce que no había probado antes. Y este ha sido el resultado. Muchas gracias por tu participación. Besitos grandes, como "siempre" ^_^.

    ResponderEliminar
  5. Pues, a mi me gusta la palabra "SIEMPRE". Es una palabra joven, positiva, alegre, con muchas expectativas, con futuro, con esperanza...
    Lo cual no implica que las historias tengan que ser interminables.
    Además, es tan bonito prometer cosas inalcanzables y muchas veces imposibles!!!
    ¿Por qué no??
    Buenas noches blogueros.
    Os querré siempreeee....!!!!

    ResponderEliminar
  6. Siempre es una condición indispensable,
    de frecuencia variable.
    In vitam aeternam.
    Amen.

    ResponderEliminar
  7. Elena, sí, si bonita es, y a mí me suena hasta bien ^_^. Pero no deja de ser peligrosa. Fíjate en el soneto que puse anoche, que lo dejé programado para el día de hoy, uso la palabra "que nunca el corazón te olvidaría" Eso es mentira, y de las grandes. Al final todo se acaba olvidando, o si no olvidando, superando. El peligro de la palabra siempre está en que alguien pueda ser tan tonto para creérsela (perdón, esto lo digo con el mayor respeto del mundo) Es obvio que es precioso, hacer promesas "imposibles" y que el corazón late cuando las oye. Pero esas promesas, esas intenciones durarán lo que dure la química. Es decir, si haces promesas y ponemos el siempre en un contexto definido, puede ser bonito. Pero conozco demasiados casos ya —y no solo míos—, en los que la gente lo ha pasado mal por creer en esa palabra. Este texto, además de un mi primer intento en versos alejandrinos, partió de esa idea, "no digas la palabra siempre porque haces daño". Es decir, vive el presente. Para siempre me parece mucho tiempo. COn la palabra "nunca" pasa otro tanto de lo mismo. Yo nunca esto o nunca lo otro, y cuando menos te lo esperas, caes.

    Hugo, pocas vitas aeternarum creo yo que veremos ^_^. Pero sería bonito, sí.

    Saludos chicos y gracias por el aporte. Que paséis una buena tarde.

    ResponderEliminar
  8. "Siempre" es una intención, no un hecho. Ya lo dejó escrito el Flaco Sabina: "Hay amores eternos que duran lo que dura un corto invierno".
    Agustín Casado

    ResponderEliminar