domingo, 26 de junio de 2011

A un amor perdido

Noche de San Juan en la playa silenciosa.
Las hogueras lejanas entre la tenue niebla.
Hoy prefiero estar solo.
De pie, sobre la arena, las olas me acarician.
¿Porqué no estás conmigo?.
Tu ausencia insoportable,
tus besos infinitos que ya no tendré nunca.
Mi vida inacabada por tu vida truncada.
¿Porqué te fuiste, dime, sin llevarme contigo?.
Derramo silenciosas mis lágrimas eternas
en la playa callada, la noche de San Juan.

3 comentarios:

  1. Donde hubo fuego y la memoria sigue ardiendo, el agua purifica y a seguir escribiendo.

    ResponderEliminar
  2. "Mi vida inacaba por tu vida truncada".

    Impresionante, José Luis. Palabra a palabra, se respira la nostalgia y el vacío, de la ausencia. Lo he leído en voz alta, en un momento de soledad laboral y además del su mensaje, es que el sonido de la lectura, prende nostalgia a cada golpe de voz.

    A mí, los versos tristes, son los que más me gustan. Los que me resultan más impactantes, quizá porque tocan la fibra de una manera más directa, porque seamos menos indiferentes al dolor que a la dicha o porque parezca increíble que la tristeza pueda ser así de hermosa.

    Precioso. Poco más que añadir a este legado de sentimientos.

    ResponderEliminar
  3. Precioso, tocas y sientes la tristeza

    ResponderEliminar