viernes, 8 de julio de 2011

Dame


Dame palabras que al dolor retarde
mientras que el aire vuele por el prado.
Dame un sueño que nunca haya soñado
el corazón que siempre fue cobarde.

Déjame tus estrellas en la tarde
y una vida contigo y a tu lado.
Déjame de tus ojos empachado,
al beber el amor que por ti arde.

Dame miradas que besen los años
Dame una historia sobre un sentimiento
que destruya escaleras y peldaños.

Dame un abrazo y un beso de aliento
dame un hechizo que borre los daños
esparcidos en las alas del viento.

3 comentarios:

  1. Hola mi querido Juanjo, precioso soneto este.
    Es una súplica, quizás un ruego, un deseo por compartir el resto de tu vida con la persona amada.
    Encontrar paz, tranquilidad y felicidad al lado de esa persona que tantos buenos sentimientos te hace nacer.

    Ten un precioso día mi querido poeta sureño, espero que el rubito tenga un poco de deferencia en tu zona y no la castigue tan duramente. Cuídate mucho y suerte esta tarde, besitos azules muasssssssss

    ResponderEliminar
  2. ¿Una imposición, un ruego o un simple deseo?
    No obstante , lo que queda muy patente es la fuerza de ese "dame", el tesón y el carisma de este hermoso soneto.Te felicito amigo Juanjo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Kanet, efectivamente, es un ruego, o más que un ruego, una proposición, una demanda de gestos que son, en definitiva, la base de una vivencia cómplice y estable. Palabras, sueños, estrellas, miradas, sentimientos, abrazos y hechizos... Una demanda ambiciosa para un historia de ensueño. Y que exigirá mucho de uno mismo, pues es mucho lo que se pide recibir.

    Raelynn, una demanda, más cercana a un deseo, de tener todo lo que se pide. Se le pide a quien ha movido el corazón hacia su centro de gravedad que dé sentimientos que construya una base sólida de emoción. Y por supuesto, que esté preparada para recibir lo mismo. Si no, no funcionará.

    Besitos grandes mis queridas amigas. Que tengáis un día maravilloso.

    ResponderEliminar