miércoles, 6 de julio de 2011

Al Sur me iría.....

Al Sur del Sur yo me iría
a inventarme nuevos colores
a contemplar amaneceres
a descubrir sentimientos
pa jartarnos de Luna
desde lo alto mi azotea.

Desde la arena caliente
en el corazón de esta playa
te miraría con otros ojos,
a bailar descalzos, sin parar
a bañarnos en la oscuridad
al Sur yo te llevaría.

Al azul clarito de la Mar
te vendrías conmigo
a la línea del horizonte
nos iríamos todas las mañanas
pa emborracharnos de luz
y mirar, y mirar.

Y me compraría un barquito
de velas pequeñas
pintadas de rayitas amarillas
para salir a navegar
por tus suaves olas
y fondear en tu cueva
de Punta Camarinal.

De madrugada
te llevaría al puerto
y aluego al mercado
pa probar todos los sabores,
a ver todas las caras
a oler tus olores
a escuchar tanto ruío
de este pueblo medio majara.

Por que no te vienes
niña rubia
si en mi libreta azul,
donde escribo poesía
no cabrían todos los versos
que por ti crearía,
si allí contigo me perdería
escuchando flamenquito
en ese rincón del Eco Center
donde los tambores frenéticos
esas voces extrañas
y la música chill out
loquitos nos volverían.

Que si,
que allí contigo me perdería
para hacerte el amor
por ese laberinto
donde todo es perfecto
de calor, de amor, de alegría,
de Poniente fresco, ay! que me perdería.

2 comentarios:

  1. Olé y olé. Menos mal que lo has puesto ahora que aún puedo verlo. Por claridad de elementos que no quede, por el uso del lenguaje llano, tampoco, y por la sensibilidad de las letas mucho menos. Si es que dan ganas de perderse por ese sur del sur, donde inventar colores es más fácil y el "jartarse" de luna todo un deleite. La borracheras de luz no causan resaca, sino una sensación de plenitud que quieres repetir una y otra vez, acompañada de la Mar.

    Tienes que perderte con más frecuencia con tu niña rubia, si es que en esos extravíos tu libreta se llena de cosas tan bonitas como ésta. Los trovadores urbanos, perdonamos ausencias si éste es el resultado del regreso.

    Precioso, José María, otra composición bañada en ternura cómplice que invita a soñar.

    Sigue así y que esta noche que va a nacer dentro de poco, siga siendo musa y palabras.

    ResponderEliminar
  2. Jose María, si tan sólo falta la guitarra para completar la escena, un ritmo contagioso, siluetas y voces, la sed de la arena y la marea rubia.

    ResponderEliminar