jueves, 14 de julio de 2011

Haikus


El mantel blanco
mi hija me observa
la vida sonríe

La vela azul
los juncos se mueven
suspiro feliz

Las rosas rojas
la luna ya no se ve
sueño un porqué



4 comentarios:

  1. Tres ejemplos del aquí y el ahora. Me ha gustado especialmente el primero. Aquí ya voy por mis idas por las ramas. El color blanco normalmente simboliza la paz, la calma. Cuando pones un mantel blanco y tu hija te mira —por lo general la mirada de un niño es inocente—, la vida tiene por fuerza que sonreír. El segundo también me ha parecido muy sugerente y claro. La prisa que con la que se vive hoy en día hace que nos perdamos cosas bonitas que están en la cotidianidad, en el día a día y que ya han dejado llamar la atención. El movimiento del junco, y una vela azul ardiendo, que dos cosas más simples y sin embargo, aquí las has convertido en letras que cuentan y que, en cierto modo, te hacen ver cosas en las que realmente no reparas. Y sobre el último el soñar un porqué supongo que te referirás al porque somo así de complicados, si basta una lectura de unos versos a la luna y ver al junco danzar en el viento, para pasar un buen rato.

    Me alegro Isabel que te hayas animado entrar en el circo ambulante de los titiriteros de las letras. Que sepas que no te he hecho caso y al final me llevé un romance. Y fíjate si los astros tienen que ver, que me ha tocado cerrar a mí el programa. Si es planees lo que planees, al final todo sale espontaneo, como nosotros mismos ^_^.

    ResponderEliminar
  2. Isabel, ayer cuando recitaste tus tres haikus, te pedí que los repitieras, porque me dejaron muy pensativo, me sonaron a haiku auténtico, a una esencia de la realidad que vivias en el momento de escribirlos, a poesía abreviada hasta el límite, a felicidad condensada.
    Creo que si te ha salido así es porque algo tiene que ver contigo: son auténticos, que tú muy probablemente llevas ese estado de felicidad contigo, es parte de ti.

    Por eso vienes a las reuniones con esa ropa de colores y tus labios siempre pintados de rojo, y sonriendo.

    Que sigas en ese estado de gracia, un besito. Y sigue escribiéndonos esos haikus tan especiales.

    ResponderEliminar
  3. Hola Isabel , sinceramente tus haikus me parecen maravillosos.Desprenden energía , fuerza , optimismo ,de una persona llena de personalidad y a la vez dejas entrever la ternura y sensibilidad de una madre feliz y soñadora.

    Un Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. BONITOS, PERO BONITOS DE VERDAD.

    ResponderEliminar