viernes, 1 de julio de 2011

La cuna de mis sueños





He soñado con la playa
de los páramos desiertos,
y una casa de corales
dibujada por tu aliento,
avanzando hacia el pasado
que se estaba contruyendo
antes de que nuestra luna
se fundiera en el sendero
que nuestros dos corazones
buscaban con tanto anhelo.
Y ahora miro al pasado,
tantos ocasos del cielo
contemplados sin tu amor
y la lluvia fina de hielo.
Y me asaltan las preguntas;
por qué en todo este tiempo
no se me ocurrió inventarte
si te echaba tan de menos,
si me hacías tanta falta
como el agua a los océanos.
Nuestra casa de los páramos
esconde nuestros secretos;
las palabras de la historia,
los relatos junto al fuego
que nosotros inventamos
en las noches del invierno.
Bendita complicidad
que llevamos tan adentro
y el alma de una mirada
me susurra el pensamiento
que están naciendo en tu ser
y en mi corazón abierto
para saber qué pensamos
cuando todo está en silencio.
Y en las noches del insomnio
cuando soplan fríos vientos
yo me abrigo por saber
que a mi lado yo te tengo,
y me duermo si es que escucho
los suspiros de tu pecho;
dormiré sobre tu vientre
que es la cuna de mis sueños.

8 comentarios:

  1. Precioso, Juanjo.
    Pero ¿No debería ser "y me duermo si es que oigo" en vez de "y me duermo si es que escucho"?.
    Aparte del popular equívoco entre "oir" y escuchar" (Yo ya lo tengo asumido después de 10 años), es que ¿Te podrías dormir si estuvieras "escuchando"?
    Esto es solo por "txirikar" (palabra vasca para "chinchar")

    ResponderEliminar
  2. Aunque la imagen transmite un día gélido , tus versos resplandecen.Me gustan los juegos metafóricos , además de elegancia considero que aportan riqueza .Dormitar sobre el bálsamo de su vientre , cuna de sus sueños ...

    En conjunto , me parece precioso.Te felicito amigo Juanjo!

    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  3. Cierto José Luis, ^_^. Aunque no sería la primera vez que alguien se duerme mientras "escucha" o finge escuchar. Gracias por el aporte, genial como siempre.

    Raelynn, gracias, amiga, por tus palabras. Sabes de mi tendencia a la melancolía e historias desgarradas. Sin embargo, la magia de las palabras permite contar historias llenas de complicidad y esperanza. Dicen que en la variedad está el gusto ¿no?

    Gracias a los dos por vuestras palabras.

    ResponderEliminar
  4. Lo que más me gusta es eso de "por qué no se me ocurrió inventarte si te echaba tan de menos?", que idea tan bonita!! Pero que difícil no? Para que buscar lo que no existe si te lo puedes inventar?
    Un poema para pensar.

    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Ole mi Juanjo!, te has inspirado y concentrado bien , eh ? me gustan estos poemas de "la Cuna de mis Sueños", y lo que más me gusta es su inicio, lo repito porque es muy bonito:

    He soñado con la playa
    de los páramos desiertos,
    y una casa de corales
    dibujada por tu aliento,

    Después, para ser sincero, las imágenes se desdibujan un poco, pero mantienes un ritmo y musicalidad que lo hacen agradable de leer.

    Gracias por escribir Juanjo ! buen fin de semana a todos. Yo me marcho a Tarifa con mi familia y mi cuaderno....prometo escribiros algo bonito a la vuelta.

    ResponderEliminar
  6. Elena, sí es un frase complicada sí ^_^. Imagino, supongo, que cuando llega un momento de tu vida, en que todo es del llamado color de rosa, siempre queda esa idea. ¿Dónde se ha metido todo este tiempo esta persona, o este trabajo, o este lugar? ¿Por qué no pude inventarlo cuando el pasado no era tan esperanzador como es el presente? Porque existir, existía, pero no había llegado o no había sido inventado, Y quizá, no haya respuesta, o yo soy muy cortito y no doy con ella ^_^. Gracias por el comentario e igualmente espero que tengas un fin de semana estupendo.

    Ay, señor director, qué agradable resulta leer opiniones así. Mi intención con la imagen era resalta al páramo desierto, a un lugar solitario y creo que la imagen le viene bien a la idea. Al texto en sí, no. Es una historia tierna, de búsqueda cercana y encuentros cómplices. La ilusión de algo que comienza. La imagen refleja esa soledad, esa calma de un lugar desierto, que es donde los dos protagonistas del romance, va a perderse.

    Espero impaciente el resultado de la inspiración del viento de Tarifa. Este circo está engrandeciendo su función. Que todo vaya bien en el fin de semana. Hasta la vuelta.

    ResponderEliminar
  7. La imagen parece ser la mansión de tus sueños, la casa de tus espíritus donde tiene su alcoba la luna.
    Tu luna regresa puntualmente cada atardecer,
    en su ciclo se perfila su cuna de miel.

    ResponderEliminar
  8. Y yo la espero Hugo, con impaciencia. Para bordar las palabras con sus hilos de luz, tenue y fría, como los páramos desiertos.

    Mientras siga viniendo, la cuna de los sueños no quedará vacía.

    ResponderEliminar