domingo, 17 de julio de 2011

“A la pobre luna explotada”

Ay, pequeño planeta blanco.

Cuántas veces te usaron los poetas
para adornar sus rimas y sus odas.

Cuántas veces saliste de las bocas
de amantes y rapsodas.

Cuántas veces serviste de candela
a rameras, borrachos y bandidos.

Cuántas veces le hiciste compañía
a ascetas solitarios
y a insomnes peregrinos.

Tú, que eres pura roca
y arenas polvorientas.
Tú, que no tienes vida,
tú, que no sabes nada,
has inspirado versos,
has cautivado almas,
has provocado aullidos
amores y esperanzas.

Siendo tú, como eres,
simplemente el reflejo
del sol y su templanza.

6 comentarios:

  1. Ya que no "subimos a la luna" el sábado, porque todos los poetas "demasiado urbanos" se fueron rajando y solamente estábamos Juanjo y yo.
    La luna, al ver a dos hombres solos en lo alto de una peña recitando versos se podría haber imaginado cualquier cosa (aunque creo que a ninguno de los dos éso nos hubiera importado un carajo).
    Solo se me ocurren dos sencillos haikus para ésta desilunación:

    La luna espera,
    me asusta la montaña,
    amo la acera.

    La luna llena,
    esperando poetas,
    se volvió nueva.

    ResponderEliminar
  2. José Luis, me alegra comprobar que no he sido el único que le tendió el tributo merecido a la dama de la noche. Pondré lo que he preparado mañana, para que que entre, pueda ver la inmensa belleza de los versos que nos regalas.

    Exacto, realmente nos hubiera importado dos pitos que no silban lo que pudiéramos haber aparentado. Pero prefiero quedarme en stand by, porque la idea es genial y solo es cuestión de animarse. A falta de mirador, me fui al paseo marítimo para buscar la miscelánea pefecta y el resultado (con imagen propia) lo veréis pronto.

    Sin saber nada, inspira todo. ¿Qué tendrá la dama de la noche que sin pretenderlo acompaña al solitario, que escucha al mudo que la mira, embelesado, y que susurra al sordo retazos de un lenguaje que pocos aciertan a traducir?

    Los haikus geniales, verdades como puños, como se suele decir ^_^.

    Y se rajaron
    los poetas urbanos
    que no versaron.

    verso y luz blanca,
    esperaba la luna,
    sonrisa franca.

    Queridos poetas demasiado urbanos (esto me ha encantado José Luis ^_^) Esta noche, el genial poeta que nos regala estos versos a la luna para que perdone tamaña traición de la que fue víctima el viernes, ofrece su arte interpretativo en el teatro Ciudad de Marbella. Yo ya lo vi el sábado pasado, y estos artistas me dejaron con ganas de repetir la experiencia. Espero que el acopio de rajamiento se agotara el viernes y vayáis a ver un obra divertida y perfectamente representada. A las nueve de la noche da comienzo. Espero veros por allí.

    ResponderEliminar
  3. Puede que si la miramos con lupa, tenga sus imperfecciones, pero tiene su encanto, nos acompaña y además nos provoca.
    Realista y acertada descripcion de nuestra divinidad nocturna disfrazada de queso.
    Curiosamente en Alemán la luna se masculiniza y el sol se transforma en fogosa dama.
    Buena mezcla para un buen fondue.

    ResponderEliminar
  4. Y ella me dijo: "¿Y qué tiene que ver que sea verano en Marbella para que dejes de cantarme versos en un escenario tan bello como el que eligieron tus compañeros?"
    A lo que contesté: "Ya,... pero ya sabes, ... que si compromisos familiares por aquí, obligaciones laborales por allá..."
    Sin alterarse volvió a hablar: " Claro, te entiendo, para mi sois todos una gran familia con la que me comprometo a inspirar, enseñar a amar, alumbrar, acompañar en tantas noches solitarias; también te comprendo cuando hablas de obligaciones laborales y es que no hay noche que no cumplo de una u otra forma con mi trabajo. Aún así, yo sí estoy para ti por eso sigo sin entender,el por qué no estabas esa
    noche para mí

    ResponderEliminar
  5. Y es que la luna que comprendes tan bien en tus versos José Luis, tiene toda la razón...

    ResponderEliminar
  6. Tienes toda la razón Carolina y la luna también te comprende. Yo también tengo la familia por aquí, pero en mi caso tengo más suerte, son más comprensivos y me dejan algunas horitas de libertad para seguir con mi vida.

    ResponderEliminar