lunes, 1 de agosto de 2011

Final del drama




El corazón hoy sabe que te ama,
necesita tu luz para latir,
necesita tu amor para vivir
caminar a tu lado por la trama,

y escribir un final para este drama
de la vida y que puedas sonreír,
por la suerte que nos deje sentir
que la luna es tu piel que se derrama.

El dolor queda encinto de alegría
que se desliza envuelta en tus cabellos
recitándole al viento melodía.

Qué decir cuando escucho tus resuellos
de luna que la noche contenía
dando luz al latir de tus destellos.


2 comentarios:

  1. Siempre la luna y el amor, y el resuello, mezclando drama, alegría, dolor....

    me gusta Juanjo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Kika, los elementos del tiempo del Romanticismo cultural van de la mano en los versos. Y los que bebemos de ese tiempo romántico, nos perdemos en el uso de ellos. Así, la existencia de la musa inspiradora de los versos, es capaz de encintar al dolor de alegría, que queda envuelta en su presencia, para simplemente, escribir el final del drama que es la vida sin su presencia.

    Muchas gracias, Kika. Iremos a ver al señor Pedregosa después de un fin de semana nada más que regular, a los que vayáis, os veré en el Hospitalillo.

    ResponderEliminar