lunes, 29 de agosto de 2011

La Ciudad sin Poetas




Es que ya no hay poetas en esta ciudad 
Me murmuró la fuente
Ni tranvías que la recorran, le contesté
Cumplidos todos los años
suficientes para tener una montaña vieja
y todavía joven, con su mar, su piel, tersa.

Es que ya no inspira nada?
Suena la fuente junto a mí, todavía la oigo
Redonda, grande, encalada
De ladrillo viejo pisoteado por el glamour
Ya solo circulan coches negros y brillantes
Con siniestros conductores que se esconden
detrás de lunas tintadas
donde se reflejan las lunas llenas
de poetas que ya no les hablan.

Aquí sentado no me llega el sonido del Mar
donde antiguamente llegaba el tranvía
con cincuenta años cumplidos
ahora solo me llega la marea alta
que difícil encontrar el silencio
en este lujo de ciudad

Para que cumples años
Me susurra la fuente
Para soplar velas de colores,
Con esas velas no navegarás,
Pero si yo solo quiero ver el Mar,
Desde la Orilla.

Y para que escribes
Me insiste la fuente
Para imaginar como fuiste
En aquellos veranos que yo no venía a verte.
El lápiz me baila entre los dedos
Ya no sudo,  el Sol se cuela débil
entre los cipreses.


9 comentarios:

  1. Vaya Capo, que triste relato, me has dejado K.O.
    Percibo a hombre derrotado por los acontecimientos de los años transcurridos, cansado y que ahora solo aspira a ser un mero espectador de la vida que ya no luce para él.
    Ainsss... me ha gustado por una parte y no por otra, ya que no me gusta ver derrotado a nadie, sea ficción o no, no me gusta ver a nadie así, pero el poema es extraordinario, tiene fuerza, es contundente en sus formas y destila sensibilidad por todos lados, aplaudo a estos años que han pasado pues te aseguro que no han sido en balde y aquí vemos todo la prueba de ello, por algo eres el gran Capo de este antro jeje

    Ten un hermoso día querido mío, besitos azules muassssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Pues asi es Kanet, tuve una tarde chunga ayer, emocionalmente baja. Y como yo soy espontaneo escribiendo pues lo que escribí reflejó mi estado anímico. Pero salí de casa con mi libreta, de poeta, y un lápiz preferido, me senté en un rincón traquilo de la ciudad y me puse a escribir lo que me salía del alma. Te aseguro que cuando me levanté con mis notas recién escritas me sentía mucho mejor. Esta mañana, para terminar de normalizarme, me fuí a la mejor librería de la ciudad, me he comprado dos libros y me he tomado un buen café, y ya está, voila ! como somos los humanos eh Kanet ? Gracias por tus comentarios sobre mi escrito, realmente no se si es bueno o malo pero es natural y refleja mis sentimientos en ese momento y me alegra que guste a los demás. Un besote chica ! MUASSSSSSS

    ResponderEliminar
  3. Hey! Jose, me gusta tu dialogo con la fuente ( que por cierto me tienes que presentar), mira por donde, ibas buscando al mar y la encontraste a ella, que ya ves tiene un montón de cosas que contarte a ti, que sabes escucharla, al poeta, que se cuestiona la belleza y al hacerlo ya está inmerso en ella, redescubriéndola para los demás. ¿ole los poetas salaos!Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. En verdad que a veces las pequeñas cosas son importante para que uno se sienta pleno y en forma otra vez.
    Me alegro de que solo fuera una nube de verano, que llega y sin más se aleja, a veces deja parte de si misma y otras no, tan solo está de paso, como parece ser en este caso.
    Tu mundo se nublo por unas horas, pero supiste encargarte de ello, con tus formas devolviste la claridad a tus días y me alegro por ello, pues grandes obras han sido escritas bajo días nublados.
    Es un placer poder disfrutar de tus obras, sean escritas cuando sean escritas y bajo cualquier circunstancia.

    Besitos azules de buenas noches capo poeta, muassssssssssssss

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias kanet, como decimos aquí en el Sur: que buena gente eres chiquilla.
    Efectivamente ha sido una nube, pero más grande de lo previsto, yo la vi venir por la mañana cuando salí con mi bici junto al Mar, venía sola y lenta, desde poniente, pero a medida que pasaba la mañana la mardita nube se hacía más grande y no se desviaba ni un metro de su trayectoria, derechita a mi!
    Decidí echarme un siesta cuando la nube ya era negra y estaba encima de mi terraza, pero la joía nube no se movía, así que me cogí mi libreta y mi lápiz y me fuí decidido hacia la fuente (que se la tengo que presentar a Isabel)y me armé de valor, saqué todo lo que llevaba dentro y escribí y escribí.

    Un beso para tí, azul añil, muasss

    ResponderEliminar
  6. Vaya, José María. Cuando acabé de leer el poema ayer, me vino a la mente todo lo que nos decía Álvaro, sobre la sugerencia de los textos. Ahora que lo he vuelto a leer he visto, me ha sugerido, todo el encanto de los pueblos antiguos. Las palabras de la fuente le dice al escritor están cargadas de melancolía de los entornos más sanos y quizá, hermosos. Ya no hay tranvías ni silencios que romper. Ya no hay susurros del viento, aquellos que oía Machado en sus noches o en sus paseos del atardecer en los Campos de Castilla. Quizá Bécquer, mi maestro Bécquer, al ver el vuelo de las oscuras golondrinas las imaginó colgando nidos en el balcón de su amada... Qué será lo que no pueda escribirse con susurros del silencio.

    La fuente tiene razón. Y el poeta también. Me ha encantado este diálogo, un diálogo desde el respeto, entre el atrevimiento de la fuente y su deseo y admiración por navegar en alta mar y el deseo del poeta de contemplarlo desde la orilla, bajo un atardecer de cielo púrpura, me gustaría imaginar.

    Sabes que cuando algo no termino de verlo, lo digo. Y aquí hay algo que veo, y es que tu proyección es grande, pues con esas palabras baratas que nos vendió el profe, eres capaz de hacer todo un instante de un pasado que cada día se añora más.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  7. Hay Juanjo, que me pones la cara colorada con tus comentarios, por que lo haces chico? es que quieres que me ablande y rebaje mi ya miserable sueldo de poeta vagabundo?
    Ahora en serio, gracias por tu comentario que anima a seguir escribiendo, gracias por escuchar mi lamento, que eso es lo que es este escrito, un poema-lamento, un recuerdo de una ciudad que ya no existe, pero que existió, y yo la siento y la oigo todavía pero no puedo tocarla ni verla!
    Un abrazo y espero verte el miércoles próximo en la reunión del Circo de los Poetas, vale ?
    ^_-

    ResponderEliminar
  8. Nostalgias? Tal vez recuerdos vividos ? Después de leerte me deja impregnada una sensación de libertad en tus pensamientos , al dejar reflejada esa conversación privada que tienes con la fuente , como si hablaras con tu propio inconsciente , al cual le planteas preguntas e incertidumbres que sientes...mientras juegas sutilmente con el lápiz entre tus dedos y acaricias el papel.
    Invitas a la reflexión personal a medida que se sumerge el lector en tu poema, me ha gustado mucho.

    Un fuerte Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Raelynn; haz dado en el clavo! mi poema es un dialogo conmigo mismo, una reflexión escrita, un fluir de pensamientos de profundidad (inconsciencia...) que salen a flote en un momento emocional de calma y tristeza.

    Gracias por tu comentario y estamos esperando que nos ecribas algo en el blog ! porfa..
    Besos, Jose Maria

    ResponderEliminar