miércoles, 17 de agosto de 2011

La Isla de las Ballenas



Solamente,
solos tu y yo
solo necesitas sentarte junto a mí
y mirar este Mar
pasear de la mano
hundiendo la arena a nuestro paso
Y miramos hacia atrás para ver divertidos
como se borra nuestra huella

Olvídate
solo necesitamos caminar
entre estos acantilados amenazantes
ocres, rojos, desplomados
que sonríen al Sol
cuando este ya se va.
Y las islas al fondo
parecen ballenas, que salen a respirar

Mareas,
La última ola nos anuncia
con su rugido
que sube la marea 
Pero nada nos preocupa ya,
No hay nada que hacer
No hay límites en el horizonte
La playa no se acabará
tú me miras, yo te miro,
tomo con la mano tu pelo anaranjado
y me sabe a sal

Sonreímos
y damos la vuelta sin hablar

Calma
Viento del Norte
Silencio en la Isla
Azulejos marinos
Ventanas verdes, rojas y albero
Travessa do por do Sol
Con su gato pintado
Travessa da sombra, com sus niños descalzos
Pequeñas calles empedradas
que huelen a pescado y a mar.

Niebla,
surferos que se pierden en la niebla
La Isla se envuelve en niebla
Nos moja de olvido, esta niebla azul 
Pero nada nos importa,
húmedos ya, entramos a refugiarnos
a beber una bica, negra y caliente 

Sonreímos
Tus ojos me dicen
Que ahora es tan bonito
que ya no tenemos pasado
que no pensamos en el futuro
y damos la vuelta sin hablar 

4 comentarios:

  1. Es precioso esto José María, tierno y dulce y un final apoteósico, contundente,
    ** Tus ojos me dicen
    Que ahora es tan bonito
    que ya no tenemos pasado
    que no pensamos en el futuro ... **
    Estas vacaciones te están sentando de maravilla.

    Ten una hermosa tarde querido, besitos azules muasssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Genial, José María. No tengo palabras.

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente, yo también me voy a ir de vacaciones a Portugal. Madre mía. Me has hecho recordar la adolescencia, aquellas sensaciones de los atardeceres en la playa, cuando en los ojos de la muchacha que compartía su corazón contigo, todas tus palabras se pintaban en el viento y cobraba vida en los momentos compartidos.

    "Nos moja de olvido, esta niebla azul
    pero n ada nos importa.
    Húmedos ya, entramos a refugiarnos
    a beber una bica negra y caliente"

    O meterte en la tetería a tomar un batido de fresa o chocolate. Pero cuando existe ese momento de complicidad que se puede leer a lo largo de todo tu poema, es cierto que no importa que haya olvido o que al mundo lo parta los rayos de Zeus, no importa nada, solo ese instante de cabellos rojizos y pupilas fijas.

    Hoy me he encontrado con la sorpresa que nuestro espacio ha crecido con aportaciones de bellezas increíbles, y es que tu poema José María, en cuanto a transmitir emoción y sugerir sentimientos, no le encuentro el más mínimo fallo. Ma parece sublime, precioso y sentido. Mi enhorabuena jefe, sigue así por el bien creativo del grupo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a los tres, mis fieles lectores
    prometo escribiros más inspiraciones
    que de este momento mágico surgan
    sin presión
    ni falsa alegría
    pura soledad
    en esta isla de poesía
    con cariño escrita
    para acariciaros
    y ver vuestra sonrisa

    ResponderEliminar