miércoles, 31 de agosto de 2011

Neblinas del alma

Se mueve
en la sutileza
de los árboles dormidos

Se adentra
entre las rendijas
de los sueños
removidos

se adueña del
alma inquieta
y la cubre de pesar

Es una diosa
maldita
de los frios,
de las nieves,
que anda buscando
el rescoldo,
del amor
universal.

Y hay que alejarla
cantando
odas llenas
de alegría
que es lo que funde
su hielo
y nos devuelve
la paz.

6 comentarios:

  1. Isabel, que preciosidad de poema. ¡Qué bien que os vayáis animando a publicar, pues el Club se estaba quedando manco sólo con los chicos!.
    Ánimo, quiero más.......

    ResponderEliminar
  2. Isabel, no tengo palabras....uff que pedazo de poema te ha salido, enhorabuena de verdad. vaya musicalidad, que ritmo desde el principio, que palabras mas bien escogidas, hasta la duración del escrito es la correcta; ni muy corto ni muy largo.
    Felicidades Isabel y gracias por participar, eres un lujo de socia/poeta/majareta.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Es precioso este poema, fluye como la vida misma, es fácil de leer y entender, pues los hay que usan mucha metáfora y al menos yo me pierdo en ella, pero aquí no.
    Te envuelve la sensibilidad con que ha sido hecho y ejecutado, es como si esta neblina osara rozarnos como último intento de apoderarse de nosotros, pero la luz que desprendes la volatilizan, la convierten en un leve roce.

    Es muy bueno, en verdad que si, me ha gustado mucho.

    Ten una hermosa tarde querida poeta, besitos azules muassssssss

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con tus compañeros Isabel , me parece un poema precioso.Versos contundentes y con fuerza , que alejan los abismos y evaporan las neblinas en el alma.

    Un fuerte Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Que comentarios tan preciosos! ¡Es que os tengo que querer! Un besazo muy fuerte de vuestra amiga poeta

    ResponderEliminar
  6. Las neblinas son esos pequeños obstáculos que dificultan los caminos. Y los describes de manera muy bonita en tu poema.

    Sigue creando odas,Isabel para mantener las neblinas del alma lejos.

    ResponderEliminar