sábado, 17 de septiembre de 2011

Cerdeña esplendorosa

Cerdeña esplendorosa.
Crisol de razas y culturas milenarias.
Sus mujeres bonitas y curiosas,
te miran fijamente cuando pasas.
Y sus hombres, de rasgos algo duros
aunque no exentos de belleza,
también te miran como preguntando:
¿Y tú, de donde vienes,
qué buscas en mi isla?.


Cerdeña luminosa.
Playas de arena blanca
que hacen daño a los ojos,
mares de transparencias
y azules imposibles,
riscos, sierras y valles
de un verde inexplicable.


Cerdeña primitiva.
Pasaron por tus tierras
comerciantes fenicios,
rudos cartagineses,
vándalos y romanos,
bizantinos y árabes,
recios aragoneses,
austriacos, piamonteses,
franceses, italianos…
al fin y al cabo, sardos.


Cerdeña imperturbable.
Tus ruinas, tus costumbres,
tus luces y tus sombras,
tu música, tu idioma,
los ojos de tus gentes,
nos hablan de un pasado
trasnochado en presente.


Cerdeña enamorada
del viento de poniente…
   

5 comentarios:

  1. Qué ganas me han entrado de ir a Cerdeña! :)

    ResponderEliminar
  2. Sin conocerla a mi también me ha enamorado esa Cerdeña . Has descrito un lugar idílico , precioso!

    Un Beso.

    ResponderEliminar
  3. Hermosa descripción de una tierra que te ha cautivado, como a todo aquel que la pisa.
    La primera vez, quedas atrapado sin remedio y con ganas de volver, a partir de la segunda, no puedes dejar de visitarla a la que tienes ocasión.

    Feliz domingo, besitos azules muassssssssss

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado, es muy sugerente y bien escrito, entran ganas de conocer el sitio al leerlo y eso es buena señal...

    ResponderEliminar
  5. Opino lo mismo que el resto. Es una descripción tan sugerente, de tantos matices, que si bien te lleva a ese lugar mientras lees, al acabar, solo quieres llegar hasta él y seguir deleitándose con todas sus maravillas.

    ResponderEliminar