jueves, 15 de septiembre de 2011

El Amuleto (3)

Dejé mi lata de refresco sobre la mesa de trabajo, llena ya de papeles ordenados, carpetas cerradas, teléfonos móviles y mi MacBook, y eso es todo lo que puedo recordar. 

Después de la ceremonia a la luz de esas velas vino ese grito ronco y salvaje, emitido por la figura con la capa roja, que me anuló toda mi capacidad de pensar. Fue como un bufido ensordecedor que arrollaba todo a su paso, que provocó un huracán de aire violento y caliente. Y después vino la explosión, de fuego y ruido, que me quemó la ropa, el pelo y la piel. En estado de shock, ya solo me quedaba el sentido de la vista, pero eso fue lo peor que me pudo suceder, poder ver todo lo que sucedió después…….

Sentí como entraba en mi cuerpo ese sentimiento escalofriante de encontrarme de repente al borde del abismo, Dios mío, pensé, ven a rescatarme, es que hoy no puedes hacer ni siquiera eso por mí?. No podía llorar, algo en mi organismo me lo impedía, lo intenté, lo intenté con todas mis fuerzas.
Entonces empezó la caída al abismo, una caída eterna, una bajada a los infiernos en la intensa y limpia claridad casi otoñal de esa mañana de septiembre, eran las nueve y media. Simplemente me dejé caer al vacio, sin voluntad, sin rechazo, solo me dejé caer.

Y entonces lo vi todo, mis compañeros de trabajo primero, sacudiendo los brazos desde allá abajo  parecian  saludarme, a 400 metros de profundidad. Después pude ver a mis amigos y por fin a toda mi familia, uno a uno me hablaban, me sonreían y tocaban, me miraban profundamente. En la caída me mezclé con materiales que caían conmigo y choqué con paredes, pero no sentí nada. Tampoco sentí vértigo, solamente pude ver. 

Contemplé fascinada ese inmenso bosque de edificios elevados hasta el cielo, la inmensa nube gris, ese laberinto de calles y avenidas interminables, con multitudes de hormigas corriendo despavoridas, los dos grandes ríos, el océano y más ciudad que se extendía sin fin en todas las direcciones, mi mundo. 

Y al final pude girar la cabeza y lo vi: el Sol de esa limpia y terrible mañana mirándome fijamente a los ojos, sonriéndome con su cara anaranjada , diciéndome lentamente que no sufriera, que ya se acabó todo.

4 comentarios:

  1. Vaya Capo, me esperaba algo más escalofriante, aunque el bufido ronco no ha sido moco de pavo ee como si tal fuera hecho por el mismo satanás, pero como has anunciado antes que te había entrado tembleque .. bueno mejor, así el golpe ha sido más suave.
    Ahora la historia puede discurrir por donde le dé la gana al siguiente, has dejado la puerta abierta a cualquier situación.
    A ver con que nos sorprende el siguiente. Don Juanjo, veamos sus dotes imaginativas que tal las tiene jejeje

    Estoy super resfriada y tengo la cabeza como una olla expres, ya me voy a la cama, cuidaros mucho de los cambios que ya veis como atacan.
    Que descanses Presi y todos, besitos azules muassssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Bueno, bueno... se va uno fuera unos diítas y a la vuelta hay que hacer horas extras para leer todo lo que habéis publicado. Me perdonaréis si no hago comentarios a lo anterior, es que he venido un poco vago...
    El relato del amuleto es como una ola, el terror aparece y desaparece como el Guadiana. Pues nada, esperaré el trozo de Kanet a ver si me deja besos azules o negros...
    Pero me gusta el camino que lleva (que no tengo ni idea de cual es), incluso el cambio de "persona" es inquietante.
    Venga Juanjo, vuelve a sorprendernos.

    ResponderEliminar
  3. Pero si el jefe es bueno y todo ^_^. No me puedo quejar, me lo ha dejado muy fácil para crear el camino que considere oportuno. Después de una lectura intensa y una pesadilla, cualquier cosa puede pasar... Y pasa, ya lo creo que pasa...

    Hugo, espero que no habértelo dejado muy complicado, pero tenemos a nuestra protagonista en un aprieto, te toca meterla más todavía o sacarla de ahí, usted mismo, maestro. Adelante ^_^.

    ResponderEliminar
  4. Hoy por fin he podido entrar, tenía problemas con mi cuenta, por tener varias, pero queria decirte que la caída me ha gustado, casi me agarro para no estrellarme ¡¡¡

    besitos presi y hala a ver como sigueeeeeeeee

    ResponderEliminar