martes, 13 de septiembre de 2011

EL AMULETO (relato encadenado 2)

Dirigen sus pasos hacía los muros de la Iglesia. Avanzan unos pasos a través del camino empedrado que conduce a la fachada principal y entrada de la Capilla de Mosén Rubí y que tantas veces ha recorrido con su padre.

Cuando llegamos, antes de cruzar la verja,la persona que dirige el grupo, me pide con un gesto de manos que les de algo. Busco mi amuleto entre mi pelo y lo presento. El lo introduce con cuidado en una pequeña caja de madera triangular con una figura grabada que no logro visualizar bien.

Me vendan los ojos. Siento una tosca tela de algodón que me aprieta en exceso. Ahora la oscuridad es completa. Avanzan unos pasos a través del camino empedrado que lleva a la Capilla de Mosén Rubí y que tantas veces ha recorrido. Oye que alguien a su lado llama tres veces a la puerta, de una forma lenta, primero fuerte, luego flojo. Se oye un cerrojo y se abre una reja, con un largo lamento por la falta de cuidado con el paso de los años.

Lo primero que siento es el frío, un frío incómodo que me cubre por entero. No me muevo. Me arrastran del brazo.

Las piernas me flaquean y un temblor hace tintinear mis dientes. Se que tengo que ser fuerte. Una persona me arrastra. Siento el calor de las velas a mi alrededor. Una mano blanda y sudorosa, me retira la venda de los ojos. Parpadeo varias veces para habituarme a la oscuridad. Intento vislumbrar el recinto.
Nos recibe el fulgor de miles de pequeñas velas apoyadas en el suelo formando un gran circulo. Alrededor, unas veinte personas también con habito negro, se inclinan hacía la figura alta, robusta, con guantes blancos y hábito rojo, que se encuentra en el centro de dicho circulo y que me abre las manos, invitándome a dar el gran paso de mi vida.
Levanto la cabeza del libro, tomo un sorbo de coca-cola y pienso que a mí nunca me ocurrirían esas cosas.

10 comentarios:

  1. Santo Dios Kika, cuando más interesante se pone te pones a beber coca cola, es que vamos...
    jajajaja
    Todo el relato en vilo y me sale con esas jajaja es que me parto (ahora que me he relajado claro), que cague me estaba entrando jajaja
    Ayy madre cuando me toque a mi, veremos por donde salgo jeje
    Bueno, con las dos primeras mujeres, tela ee veremos el/la siguiente que tal le va.
    Estaré atenta ;)

    Que descanséis y tened un buen miércoles, besitos azules muasssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Jesus Kika que bueno ...de verdad no es po adular, es bueno y me ha gustado el contraste se de la coca cola indesperadamente, Alvaro te hubiera puesto una medalla por ese detalle cotidiano !
    Me alegra tanto que te hayas lanzado a escribir de esta manera ! ánimo Kika y escribe mas !
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Kanet: me equivoqué con el turno del relato, despues de Kika voy yo, luego Juanjo, Hugo, Elena y luego tú, vale? creo que después se sumará Jose Luis que está de viaje..

    Muassssss

    ResponderEliminar
  4. Ok, osea que quedáis 4 por delante mío, la historia estará muy avanzada y habrá posibilidad de más variantes.
    Tomo nota, a ver que me deparan estas exuberantes mentes que tengo por delante.

    Buenos días y muuuchos besitos azules muasssssss

    ResponderEliminar
  5. Raelynn: estás invitada a participar en el relato encadenado que acabamos de empezar, tu turno sería el último (de momento) después de Jose Luis. Si estás de acuerdo lo puedes confirmar por favor ?

    Un saludo y animate a participar !

    ResponderEliminar
  6. Pues yo, ni Dios santo ni Jesus, yo digo " Madre del amor hermoso" Kika! Qué descripción! Me encanta el final, ahora ya nos has dejado la puerta abierta y podemos dar un giro de noventa grados al relatoque divertido!
    A ver con que nos sorprende el siguiente.
    Buenas noches a todos.

    ResponderEliminar
  7. Acabo de releer los dos capitulos de este relato y me he dado cuenta que empezó en tercera persona y ahora está en primera. Eso importa?
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Madre del Amor Hermoso y Cristo de los Desamparados.
    Que Dios nos coga confesados, este relato es te terror puro y duro y a mi me ha entrado un canguele que no es normal, uff que me he puesto a escribir mi capítulo y me ha subido un tembleque al la cabeza y se me ha erizado la piel, huyyyy
    No se como va a acabar esto, yo no respodo, ni director ni nada, esto va a acabar mal, con sangre y desmayos, ufff, mejor no sigo.
    Kanet, yo que tú me hacía con una sábana vieja y unoa ristra de ajos, uhhhhhhhhh

    ResponderEliminar
  9. Eso mismo capo, tú dale fuerte a la tuerca jaja

    ResponderEliminar
  10. Nunca digas nunca...

    Así que la pobre víctima de los "encapuchados" es la protagonista de una novela...

    Repito decir nunca o siempre es muy peligroso, pues es demasiado tiempo y el aire está lleno de posibilidades...

    Y José María debe demostrarlo... Ah, no, que ya lo ha hecho, eso me pasa por la desconexión y por perder el hilo. ^_^.

    Señora Kika, para no variar, una lectura agradable y bonita la que nos regalas. "Yo no sé, yo lo voy a hacer mal". Un texto que pasa de una angustia intensa a una sonrisa en un giro genial que suceden en un segundo.

    ResponderEliminar