jueves, 22 de septiembre de 2011

El amuleto ( relato encadenado 6)

Al acercarme al niño, sentí un extraño malestar interior que era incapaz de identificar. Pero la situación no me permitía deternerme a pensar.
Liberé al niño y decidí llevarlo conmigo. No quería dejarlo allí abandonado por miedo a que aquellas personas volviesen a continuar con su ritual.
Le protegí del frío de la noche con mi túnica roja y nos refugiamos en una pequeña cueva, esperando el amanecer.

El niño, en su semi-inconsciencia, articulaba palabras inconexas e incomprensibles en cualquier lengua por mi conocida. Y yo no podía descansar. Quería descifrar aquel jeroglífico. ¿quién era este niño que tenía entre mis brazos? ¿por qué no hablaba nuestra lengua? ¡Por qué habían salido todos huyendo? ¿ y la roca? ¿qué significado tenía el amuleto sobre esa roca? ¿y yo? ¡cómo había llegado hasta allí!
Estaba muy confusa, pero estaba dispuesta a descubrir el enigma. Y la única pista que tenìa debía encontrarse a tan sólo 7 kilometros.

4 comentarios:

  1. Bueno, bueno, Elena, vaya reto me has puesto con tu relato ee
    Teniendo en cuenta que no sé donde está Mijas, que ni pajotera idea de que tipo de pueblo o ciudad se trata, pues eso, a ver que tal me sale lo mío.

    Tengo una ligera idea de hacia donde dirigir mi relato, pero tengo que plasmarlo y desarrollarlo, ya se verá. En breve sabréis de mi.

    Esto se lía a cada entrega ee y cada uno de nosotros lo lía aún más.

    Buenas noches a tod@s .. besitos azules muasssss

    ResponderEliminar
  2. Elena: muy bién escrito lo tuyo, muy sutil (como tú eres) y bién expresado (de Valladolid, la chica). Me gusta esa sucesión de preguntas, haces que el lector se las plantee también.
    En resumen: tienes futuro Elena, hay que tomarte en serio a partir de ahora.

    Un besito con sabor a empanadilla, ummmm

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias guapos! Eso son buenos amigos. La verdad es que me he limitado a salir del paso. Pero me agobié con el tiempo.
    Y Josemaria, que no te piques conmigo, que Yo solo quiero seguir comiendo empanadillas. Jajaja... Y que espero que entiendas mis ironías, con sus sutilezas, como tu dices.
    Ahora, os dejo que estoy ansiosa por leer la continuación de kanet.

    Donde esta Juanjo? Te echamos de menos en este blog
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, bueno, más preguntas que permiten dejar el relato más abierto si cabe. Ahora me pongo al día y sé que tengo dos entradas más adelante... Pero me ha gustado la forma en que las avazado simplemente abriendo más interrogantes. Los que siguen pueden tomarse la molestia de descifrar estos jeroglíficos o... ¿por dónde irán? Lo que parece claro es que a 7 kilómetros hay algo, y habrá que buscar algo por allí. La pregunta que me más me inquieta es por qué ese amuleto que estaba en el libro y que ella se sacó del pelo estaba puesto en la piedra. A ver qué respuesta me dan los siguientes...

    He vuelto... o intento volver ^_^. Pero todo es por una buena causa ^_^.

    ResponderEliminar