viernes, 23 de septiembre de 2011

El amuleto (relato encadenado 7)

Sin poder dormir en toda la noche, no había manera y velando el intranquilo sueño del niño, le fui dando vueltas y más vueltas a la situación que estaba viviendo.
Antes de despuntar el alba desperté al niño, mi idea era salir cuanto antes de donde me hallaba y sólo podría hacerlo guiándome por las estrellas aún existentes en el firmamento o por la misma luna. Sabía algo de astrología y si seguía la orientación de las puntas de la luna, actualmente en estado creciente, iría hacia el Este osea hacia el mar.
Caminamos los dos muy juntos, era del todo necesario guardar cuanto más calor corporal posible, el pobre niño me miraba de soslayo de vez en cuando, no entendía adonde lo llevaba, ni que le pasaría de ahora en adelante, pero sus ojos no mostraban miedo sino escepticismo, incredulidad, expectación por lo que le deparaba el futuro junto a mi.
Volvimos a encontrarnos con el río que al entrar en el bosque había hallado y tanto me había tranquilizado, la luna aún alta se dejaba ver, como si nos guardara de todo mal y no quisiera que termináramos en el fondo de algún barranco, aunque el follaje de los árboles era denso, ella se filtraba sin problema alguno.
Llegamos al linde del bosque, el paisaje ya era conocido y descendimos a toda prisa hacia mi casa, quería hacerlo antes de que los vecinos iniciaran sus quehaceres diarios, no quería dar explicaciones, ni sobre el niño, ni sobre nuestro aspecto.
Al cerrar la puerta de mi casa respiré tranquila apoyada en ella, la primera parte estaba realizada, antes de introducirnos en el baño los dos, me acerqué a la ventana y di las gracias a mi querida luna por ser nuestra guía y protección.
Una vez limpios y con ropa cómoda (para vestir al niño tuve que echar mano de ropa que tenía de mis sobrinos), comimos frugalmente, ninguno de los dos tenía mucho apetito, después el niño se durmió en el sofá de puro agotamiento.
Yo, instalada en la alfombra a su lado con el portátil en mi regazo, decidí ponerme manos a la obra y no dejar pasar ni un minuto más, debía iniciar la búsqueda a tantas preguntas que me había hecho mientras estaba en la cueva. 
El amuleto, era vital saber más de él, aunque lo había tenido en mi poder desde ni recuerdo cuando, en realidad sabía muy poco de su origen.
En cuanto al tema del niño ya lo resolvería más adelante, el tiempo apremia y no se vale a malgastarlo cuando hay vidas en juego, tal como parecía.





6 comentarios:

  1. Jo, qué stréss!!!
    Yo creo que éstas dos entregas requieren madurar un poco la cosa, son demasiados giros en la historia, demasiadas incógnitas.
    Os pido que me dejéis el fin de semana para continuar con algo congruente.
    El domingo a la noche pongo mi parte, prometido.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno Kanet! me ha gustado la mezcla de intriga, de elementos como la luna, el bosque, y de cosas cotidianas y que devuelven a la realidad pura (portátil, baño, los vecinos, etc).

    Tiene fluidez el relato, te has estrenado en la prosa muy bién! Y te diré una razón de porque es bueno: porque te quedan ganas de seguir leyendo al final.

    tu también tienes futuro Kanet ....

    Por cierto, que después de Jose Luis le toca a Carolina y nos gustaría que Raelynn contribuyera también con el capítulo final, te gustaría hacerlo Raelynn ?

    Un beso !

    ResponderEliminar
  3. Felicidades kanet , muy bueno el relato , intriga y suspense bien desarrollado que incitan a llegar a descubrir su desenlace y engancha al lector.

    Aprovecho para responderte Jose Maria a la pregunta que me formulas.Me hubiera gustado participar , claro que si , pero hubiera sido mejor que me hubierais avisado anticipadamente desde el principio así hubiera ido leyendo los capítulos para seguir la trama desarrollada , pero tranquilo se agradece igualmente la invitación y ya participaré en otra ocasión.Muchas gracias.

    Os deseo un buen fin de semana.

    Un fuerte Abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestras palabras jeje .. la verdad que no sabía muy bien como me iba a salir la cosa, pues como he dicho en otro comentarios, Mijas me suena pero no sé donde está, tendría que buscarlo en google maps y aún así de poco me serviría, pues desconozco el entorno de ese pueblo o ciudad, ni por donde se llega, nada y seguir el hilo final que dejaron Hugo y Elena lo veía complicado, por lo que decidí hacer un relato que no matara ese detalle para que pudiera seguir ese hilo uno que supiera del lugar y decantarme por explicar un espacio relativamente corto de tiempo. Unas emociones, unos sentimientos en ese espacio corto de tiempo, bueno en cualquier caso y como veis el poco tiempo que hay entre una entrega y otra, es la reacción que en ese momento me produjo la lectura del relato de Elena y sin tener idea de cómo, fue saliendo el relato, escribiendo línea a línea y al final dando algún retoque para que suene bien y tener presente los demás relatos para hacer alguna que otra conexión con ellos y no ir por libre.
    Espero sinceramente que sí haya gustado jeje


    En cuanto a Raelynn, decirle que falta Jose Luis y Carolina y ponerse al día de las siete publicaciones presentadas se hace en un plis, pues son cortas y de muy fácil lectura. Podrías muy bien hacerlo eee .. venga piensatelo y participa ya en este, que tienes margen para ello. Además el Presi ya te lo dejó dicho en un comentario al primero o segundo relato.
    Ánimos, además con tu destreza con las letras, esto es pan comido jeje

    Buen fin de semana para tod@s, besitos azules muasssssssssssssss

    ResponderEliminar
  5. Kanet, tengo que confesar que aunque yo sí que sé donde esta Mijas, lo evité en mi intervención para no tener que decidir lo que iba a pasar allí. Se me complicaba mucho. De todas formas, te invitamos a venir por aquí y te podemos llevar a Mijar a concerlo cuando quieras. Es el tipici pequeño pueblo blanco con burros y cuestas, lleno de guiris, que no se puede perder ningún visitante.
    En cuanto a tu texto, lo que mas me ha gustado son la descripción del paisaje, con sus adjetivos perfectos, tan difícil siempre de utilizar y el contraste con la vida actual, como dice JOSEmaria.

    Muchas gracias por participar y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  6. Yo estoy con el presi, pues también aprecio un contraste necesario entre el ambiente natural (bosque, río, naturaleza salvaje y virgen) y la cotidianiad real de este presente (portatil, sofás, alfombras). La narración la he apreciado fluida y anima a continuar la lectura con interés. Los datos que se facilitan van tejiendo la historia dejando un momento de inquietud en su avance. Has recuperado el río y eso demuestra que sigues la historia desde el principio y se aprecia tu esfuerzo con darle una coherencia al relato. Y el final me ha gustado porque sin ser abierto del todo, dejas libertad al siguiente para que decida dónde quiere buscar y qué debe hacer. Es libre de dirigir el relato a donde quiere, pues ¿nadie ha pensado que el cartel de Mijas a 7 km, no puede ser más que una casualidad del entorno? La creación de historias ofrece esa libertad, y ahí radica la capacidad para sorprender. Por eso, me parece muy acertada tu postura de dejar ese final casi cerrado, para que el siguiente tenga más libertad de acción. José María lo hizo también y mí me resultó muy sencillo seguir con la historia. Es un detalle que se agradece. Es por eso que en todos los relatos encadeandos que hagamos, yo me pido ir detrás del presi, que es tan bueno que lo deja todo muy fácil ^_^.

    Enhorabuena Kanet, ¿has visto que merece la pena apuntarse a todo? Sea como sea, has probado algo nuevo y eso que aumenta tu experiencia.

    ResponderEliminar