lunes, 5 de septiembre de 2011

El bosque y las niñas

Dos mariposas jugaban
con las risas de dos niñas,
una vestida de rosa,
la otra de verde y de guinda.
Largos cabellos dorados,
con el viento en armonía,
al correr alborozadas
persiguiendo su alegría.

Se oscureció el cielo un poco,
se hizo gris, la lejanía.
Abrupta, ceso la risa,
los ojos no conocían
ese hueco entre los árboles,
donde nada se movía,
sino las ramas siniestras
cerrando la cercanía.

Se fundió el verde y el guinda
con el rosa, en un abrazo.
Las caritas
desoladas,
temblorosas
las manitas,
los corazoncillos tenues
locos en galope iban...

-¡Rosa, María!¡¿Dónde estáis?!-
se oye una voz cristalina.
-¡Mamá, mamá!- grita Rosa
y aparece en una esquina
una figura de blanco,
que al avanzar ilumina,
ese encierro pavoroso
en el que están recluidas.

Vuelve el sol a entremezclarse
entre las ramas tranquilas.
Se oyen de nuevo los pájaros
con las voces de las niñas,
que agarradas a su madre
y con ella pegaditas,
van saliendo lentamente
hacia el sol de mediodía.

2 comentarios:

  1. Si algo me fascina de los bosques es esa sensación que te acompaña nada más entrar en él, de que cualquier cosa puede pasar. Y aquí vemos una sucesión de hechos inesperados y veloces, me refiero al galope de los coranzocillos, que ni siquiera se saben si han sido reales o el subconsciente ha traicionado a las niñas.

    No sé si lo habrás hecho a posta, porque aquí decís todas que si yo no sé, que si es difícil, pero que sepas que has escrito un romance con perfectos versos octosílabos y rima asonante en los pares. Solo la tercera estrofa se rige en verso libre. A mí me parece que día que digáis de poneros a escribir y os quitéis todas esas cosas de que no sabéis, porque sabéis, y aquí lo dejas muy clarito, aquí van a aparecer cosas verdaderamente maravillosa. Y espero impaciente ese momento.

    Enhorabuena Isabel. Un loco por el mundo de las hadas y los duendes como yo, ha disfrutado mucho dentro de ese bosque, donde he podido respirar el murmullo de un río y la tensión de ese galope... Saber plasmar perfectamente el encanto de estos lugares especiales.

    Un besito y que no pare la actividad creativa. Enhorabuena de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Isabel, me has tenido con el corazón en un puño, pensando en que cosa podía sucederles a estas niñitas, ya que cuando la oscuridad toma posiciones, nada bueno suele traer con ella.
    Esta claro y demostrado que una luz potente difumina cualquier fantasma que ose perturbar nuestra tranquilidad y sosiego.

    Juanjo ha hablado de la parte técnica, yo desde la vertiente visual e emocional, es encantador este poema, hay mucha dulzura y ternura entre sus líneas.

    Todos aportáis tal variedad de emociones, todos con vuestros estilos propios, que os definen como unos poetas en potencia. Será cuestión de no perderos de vista jeje

    Que tengas una buena y feliz semana, besitos azules muassssssssssss

    ResponderEliminar