sábado, 1 de octubre de 2011

¿JUGAMOS?


Empezaremos por contar como surgió este juego o lo que aparentemente parece un juego de lo más trivial, dotado de una sencillez extrema para que todo el pueblo pudiera por aquel entonces jugar aunque no supieran leer o no hablaran el mismo idioma, pues sus signos eran comprensibles ante cualquiera pero estos así mismo escondían su misterio en lo que aparentemente era un "simple" juego.
Se atribuye su origen a los templarios, los cuales lo usaban en sus ratos de ocio en Jerusalén, al cual asignaran, aparte del componente lúdico, una parte encriptada que solo unos pocos miembros eran capaces de descifrar.
Aunque la orden del Temple prohibían los juegos de: dados y ajedrez, el juego de la oca no era un juego para los Templarios sino la guía del Camino de Santiago de ida y vuelta. Se basaba en los Marcadores o Carteles anunciadores que los maestros Constructores dejaban en las Catedrales, Castillos, Monumentos, Puentes, Cementerios, etc...


Estos por aquel entonces usaban las conchas de Nautilus que una vez seccionada contiene exactamente 63 espacios, quizás sea ese el origen del tablero, pues éste consta de 63 espacios de juego.



Los templarios eran los guardianes de los Lugares Santos de Jerusalén, así como de los caminos que conducían a los mismos. Esta labor de custodia se extendió al Camino de Santiago, por entonces aún en manos de los musulmanes en muchos de sus tramos en la Península Ibérica.
Según la interpretación de Carlos Sánchez-Montaña, especialista en la arquitectura romana de la época de César Augusto y en el trabajo de Agripa y Vitrubio, el tablero es una carta geográfica, lo que hoy podemos entender como una guía de viaje, que permite realizar el antiguo Camino de Santiago.
En la antigua Hispania, el Camino de Santiago comenzaba en el Cabo de Creus (Cataluña), el punto más oriental de la Península Ibérica, y terminaba en el "Ara Solis" de Touriñán (La Coruña), el punto más occidental del país. En total y según la matemática de Vitrubio aplicada por Sánchez-Montaña, la ruta estaba compuesta por 63 etapas de 15 millas cada una, que se corresponden con las 63 del juego de la Oca.


En la actualidad los peregrinos que "tienen conocimiento" del antiguo Camino de Santiago, van a Touriñán a quemar sus mochilas.
Para que los peregrinos llegaran sanos y salvos a su destino, los autores incluyeron en el tablero una serie de pruebas o peligros identificados, según Sánchez-Montaña, con lugares reales difíciles de atravesar, algunos de ellos ubicados en Castilla y León. Entre otros están,

**La prueba del "pozo", el punto medio de toda la ruta se sitúa según el arquitecto, muy cerca de Leciñana del Camino y el Dolmen de la Mina, en Álava.

**El "laberinto" podría ubicarse en las cercanías de Cardaño de Abajo (Palencia), ya que esas rutas entre montañas son un laberinto de valles y gargantas en los que era fácil perderse.

**La "carcel" se asocia con los Ancares, entre El Bierzo (León) y Lugo, donde los peregrinos podían penar sus culpas trabajando en las minas.

Tres son los símbolos principales en el Tablero de la Oca, los que primero se presentan a quién participa en su estudio: la Espiral, el Dado y la Oca.

La espiral .. símbolo muy antiguo, simboliza el camino que permite al hombre renacer en el conocimiento, representaba el ciclo "nacimiento-muerte-renacimiento" como así el sol, que naciendo cada mañana, muriendo cada noche y renaciendo a la mañana siguiente. La espiral presente en el Tablero nos habla de un viaje de iniciación.

El dado .. también pudiéndose nombrar como "cubo" que proviene del latín cibum-cybum y este del griego kubos. En griego esta palabra comparte origen con el nombre de la diosa Cibeles, Cybele, hybele.
Cibeles es propiamente la "diosa montaña" asimilada a menudo a la Madre Tierra, como representación "substancial" de la manifestación universal.
Recordad que en la mitología antigua la piedra de Cibeles cae como un dado sobre el lugar que pasa a ser nominado desde entonces como "centro" de la espiral. La piedra cúbica lanzada desde la vía láctea a la tierra como un dado, es una representación de la diosa madre, por lo que cuando es lanzado el dado al centro del tablero es una exacta epifanía de la diosa madre Cibeles.



La Oca .. es considerado un animal sagrado. Se ha escrito sobre ello: "las Ocas fueron consideradas el paradigma de la Sabiduría Sagrada, se basaba en la creencia de que las Ocas eran las guías sagradas enviadas para aconsejar a los humanos".
Para acompañar esta afirmación, traigo dos imágenes sobre Ocas en lugares sagrados que podemos ver en la península, una (se supone la más antigua de todas, del siglo III d.C.) y la otra, más actual, aún viva.


La más antigua es la pintura de una Oca en la bóveda de la cripta de la Iglesia de Santa Eulalia de Bóveda en Lugo


La más actual es la imagen de las Ocas vivas que guardan el claustro de Santa Eulalia en la Catedral de Barcelona

En el trayecto del Camino de Santiago existían unas paradas de mayor rango por cada cuatro o cinco de menor importancia (mutatio), llamadas "mansio" (proviene del latín mansus, que significa *lugar donde pasar la noche durante el viaje*)



Estas "mansio" de carácter religioso e iniciático eran lugares dedicados a Cibeles y sus ocas eran el símbolo más reconocido desde mucho antes de llegar a ellas. Los cantos de las ocas que vivían en dichos "mansios" eran la mejor guía para los peregrinos del camino. De canto a canto de las ocas de Cibeles el peregrino podía realizar el camino. "De Oca a Oca y tiro..."
Son las casillas del Tablero que poseen una oca representada, cumpliendo la regla de cuatro o cinco "mutationes" intermedias por cada "mansio".

La casilla nº 1 situada en el mapa corresponde a Santa Helena de Rodes (Girona), en la antigüedad romana el valor cero no existía en las matemáticas, entonces la primera casilla representa el primer trayecto de 15 millas (22,2km) desde el templo de Venus Pirinea en el Cabo de Creus hasta Sta. Helena de Rodes.



La nº2 (una mutatio) se sitúa en Figueres.
La nº3 (una mutatio) se sitúa en Besalú, siempre todas las etapas a 15 millas una de la otra (22,2km).

La espiral del tablero comprende 63 casillas (tal como he dicho con anterioridad) .. son 7 series de 9. Estas dos cifras son la clave del juego: 7, es el número de puertas que hay que franquear antes de alcanzar la vida eterna. En cuanto al 9, es el número de la realización del espíritu.
Cada 9 casillas encontramos una oca en la espiral del juego. También en dicha espiral encontramos varias figuras parlantes: la hospedería, que acoge al peregrino de paso; la prisión/cárcel, que constituye nuestros deseos materiales; el laberinto, que nos recuerda a Teseo y el Minotauro; el pozo, éste se halla a medio camino del recorrido, pues comunica con el interior de la tierra, la verdad puede surgir de él y ésta conduce al conocimiento. Y finalmente tenemos la muerte, el que cae en esta 58ª casilla (5+8=13) tiene que regresar al punto de partida y comenzar de nuevo todo el recorrido. Así, el que no ha sabido "nacer a la vida del espíritu" antes de su muerte debe reencarnarse y volver a comenzar una nueva vida terrenal.


La Oca conduce a la muerte, pero a la muerte superada, a la resurrección espiritual. Ella es un animal de agua, de tierra y de aire, permitiendo el paso de un plano a otro. Ella es el animal sagrado amigo de Afrodita, a la que se ve cabalgar a este palmípedo en unas copas que datan del V antes de Cristo.


(Tablero pintado en el suelo de la Plaza de Santiago en Logroño)

Poco podía yo imaginar cuando jugaba a este juego, que aparentemente hay mucho más que eso y que ni de lejos podía yo siquiera alcanzar a pensar.

Guardémonos mucho de tomar tales juegos por simples pasatiempos, pues si se han convertido en tales es porque no tenemos ojos para ver, ni oídos para oír.


(KANET)


(PD: datos extraídos de varias fuentes de internet)

9 comentarios:

  1. Jose Luis, ¿No te atreves con el juego de la Oca? .. pero si es un juego inofensivo jeje

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante Kanet, muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Ninguna te acostarás sin saber una cosa más ¡¡¡ gracias muy interesante ¡¡¡
    bsss

    ResponderEliminar
  5. A mi cualquier cosa relacionada con los templarios me apasiona y es por ello que al encontrar que este juego databa de su tiempo, indague para saber más y en verdad que resulta impactante como un simple juego puede esconder tanta letra menuda entre líneas.

    Esta publicación es una entrada de hace algún tiempo que publiqué en mi propio blog y me pareció que os podría interesar, por lo curioso de la cosa esta.

    Que tengáis un hermoso domingo .. besitos azules muasssssssssss



    PD: Carolina se hace de rogar con su parte del relato eee seguro que requiere una buena dosis de saber para cerrar tantos frentes abiertos.
    Ánimo querida, que tú puedes ;)

    ResponderEliminar
  6. OK de la oca al ocaso.
    Menudo palmípedo, el que no corre, vuela.
    Un juego para tomárselo muy en serio,
    acepto jugarlo una vez leída la letra pequeña.
    OK en Oktober, mit Bier.
    Sehr gut Arbeit und blau Küsschen.

    ResponderEliminar
  7. jajaja Hugo, lo único que he entendido de las dos líneas finales es .. OK en octubre con una cerveza .. jajajaja
    Y después dices algo de azul pero no sé qué jeje
    Venga guapito de cara, dime que más dice esa línea que no entiendo jeje

    ResponderEliminar
  8. Muy buen trabajo y azul besito.
    Sehr gut Arbeit und blau Küsschen.

    OKtober toca
    ya tendremos ocasión.
    cerveza loca.

    Tschüss...

    ResponderEliminar