sábado, 15 de octubre de 2011

UN HECHO REAL BY KANET


Crónica sensacionalista de un hecho real, tan real como que ahora mismo estás leyendo esto.

Eran las 11,38 de la mañana del día 12 de octubre, menos mal que no fue el día siguiente, con la ojeriza que le tengo al 13, solo me hubiera dado razones para aborrecerlo más.
En esa hora empezó todo, estaba en mi sitio de trabajo, atendiendo a los clientes como hago siempre y de pronto oigo un ruido sordo, por su naturaleza no lo reconoci, aquello no cesaba y además del ruido en cuestión, unas botellas de licor tintineaban pues aquello venía de esa sección y me dije .. a quien tengo por ahí haciendo lo que no debe .. yo empezaba a irritarme por la desfachatez de alguno/a, pues no sabéis el personal que viene por el local.
Debo aclarar que trabajo en unas galerías comerciales, en la sección de supermercado, en una de las zonas más turísticas de la costa central barcelonesa, dicho esto prosigo.
Despaché lo más aprisa que pude al cliente que tenía delante y me salí de la caja para averiguar por mi misma quien andaba detrás de ese fenómeno y dispuesta a meterle caña si fuera necesario.
Me acerqué pero no había nadie en esa sección, en ese momento estaba aquello vacío, el ruido sordo seguía, las botellas, algunas se habían tumbado ya, no entendía nada y de pronto todo sucedió rápido y sin poder reaccionar me quedé helada.
Dos filas de baldosas de debajo de mis pies subieron formando una pirámide, las conté, eran dos filas de 9 baldosas, las cuales cada una miden unos 60 cm2. El edificio había hablado y mostrado su disconformidad ante la estrechez a que está sometido. Es un edificio construído en dos fases y entre las dos dejaron una separación para los posibles movimientos, pero quizás no dejaron el suficiente, eso ya no lo sé, pues no entiendo de ello, el caso es, según me dijeron más tarde, que no es la primera vez que sucede, la última hace ya tres años.
Entiendo lo que se sufre en un terremoto, aunque esto tan solo sea una ínfima muestra de lo que es en realidad. En mi zona no hay terremotos, no es zona de ellos, pero os puedo asegurar que la sensación es del todo desagradable y que el miedo se te apodera y no lo puedes controlar, mi corazón se aceleró y fue tan solo un instante muy corto en el tiempo, pero aún lo recuerdo muy bien, se me ha quedado grabado y aún después de casi tres días, lo puedo relatar con toda suerte de detalles.
Yo pensando en poner en cintura a algún osado turista y fue el miedo que pasé que me metió a mi en cintura, pues me sentí tan poca cosa en ese momento, que me he quedado alterada por un buen tiempo.


2 comentarios:

  1. Muy bién relatado kanet, parece una crócina de verdad, parece incluso que ha ocurrido, un terremoto en el centro comercial en Barcelona! y tú cagadita de miedo detrás de tu mostrador.

    Gracias por tu colaboración, te nombraremos corresponsal del Club en Barcelona......

    ResponderEliminar
  2. Oyeeeeeeeeeeee Presi, que eso es real eee es verdad de la buena y por cierto, hoy mismo se han levantado 6 baldosas más, pero por suerte no estaba allá en ese momento.
    Osea que no es que parezca una crónica real, es que lo es ee

    No está mal tener una delegación en Barcelona jeje quien sabe, igual puede ser útil.

    Buenas noches Presi, besitos azules muassssssssss

    ResponderEliminar