jueves, 3 de noviembre de 2011

Celos


Siento celos del mar que a tu piel baña,
de los vientos que viajan a tu encuentro.
Cupido disparó justo en el centro
del corazón al que tu ausencia daña.

Quiero ser preso en tu tela de araña,
no basta con sentirte tan adentro
y aunque abras el espacio al dolor, entro
porque sin ti la vida se hace extraña.

Siento celos del suelo de la tierra
porque en ella quedó presa tu huella
y al borrar yo mis pasos me sentencio.

Tu alma es la puerta que siempre se cierra,
mi alma un pozo perdido de una estrella
porque sólo dejaste tu silencio.



MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

6 comentarios:

  1. Juanjito, veo ahora más pasión en tu escritura y eso es señal de que estás apunto de explotar.
    Has subido un punto el tono de tus poemas y veo el potaje a punto, solo le falta media horita más a marcha muy lenta y un pizca de albahaca, y quizás de pimienta.

    adivino siempre por la primera linea que eres tú el autor, y siempre termino tus poemas con estupor, vaya uso que haces del menaje!, yo por si las moscas me retiro un poco del fuego, vaya a que explote el potaje.

    Un abrazo poeta majareta !!

    ResponderEliminar
  2. Jefe,es que ahora he bajado del escalón de la tripolaridad al de la bipolaridad y sí, supongo que esto reventará en el momento más inesperado, pero mientras explota o no, seguiremos moviendo el guiso que hierve en la olla, para que no se pegue, cuidando que no se pase y mientras tanto, contemos una historia sobre los celos, o sobre las ganas de un sueño.

    Gracias jefe por tus palabras. A ver que sale cuando la olla este preparada ^_^.

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido de nuevo a la pizarra, poeta romántico, ya te echábamos de menos. Por lo que veo ya estás con una polaridad de 1,5 o así.

    ResponderEliminar
  4. Ainss.. el amor!! cuanto bueno lleva y cuanto pesar a su vez también.
    Precioso soneto mi querido poeta sureño.
    Cuando un amor lacera de esta forma, no el cuerpo, sino el corazón y el alma, no hay cura que logre, ya no digo sanar, pero si suavizar el daño que se recibe de él, tan solo la vuelta, hacia uno mismo, de esos pasos que se vieron marchar un día, podrían lograr tal efecto, que fueran bálsamo.

    Como he dicho, preciosas palabras en mano de un gran poeta.
    Besitos azules muassssssssssssss

    ResponderEliminar
  5. José Luis, yo también os echaba de menos, me echaba de menos hasta a mí mismo, juntando versos, contando sílabas, buscando rimas... Uff, creo que mi bipolaridad sigue en el dos...

    ResponderEliminar
  6. Kanet, los celos son algo natural que, si se van por los cerros de Úbeda, pueden suponer un problema serio tanto para el que los padece como para el que los sufres.

    Aquí, nuestro protagonista siente los celos naturales que solo hacen indicar que la persona a quien le escribe los versos, significa mucho para él y la quiere para sí solo.

    Gracias, de nuevo, mi querida amiga por tu tiempo y palabras. Un besito enorme.

    ResponderEliminar