jueves, 3 de noviembre de 2011

SU REFUGIO

Ha hecho el mismo recorrido tantas veces que ya forma parte de su vida.

De niño, cuando atravesaba esos campos de trigo, el sendero era tan estrecho, que en los días de viento, las espigas de ambos lados del sendero llegaban a tocarse por encima de su cabeza, formando como una especie de túnel.

A él, le gustaba esa sensación. Se sentía cobijado y al mismo tiempo insignificante frente a la naturaleza. Y, aunque existían otros caminos para llegar a la escuela, él había descubierto y escogido este atajo y ya nunca quiso abandonarlo. Era su atajo secreto.

Hoy, treinta años más tarde, el sendero se ha ensanchado tanto que ya nadie puede ocultarse entre los trigales. Ya no hay espigas que se mecen, ni atajos que protegen. Ahora la naturaleza ha perdido protagonismo y el violoncello es su único refugio.

6 comentarios:

  1. Bravo Elena,
    breve y de tierna consistencia,
    donde hubo espigas, hay migas
    y la música es su pan.

    ResponderEliminar
  2. Woww, madre mía, de lo que sois capaces cuando os soltáis.
    Me encanta Elena, de veras que si.

    Besitos azules de buenos días, muasssssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Elena, desde aquí te digo, y me embarga la emoción, que eres una estrella y escribes con decisión, te inventas historias íntimas personajes con ilusión.

    Sigue inventando historia preciosas, nosotros seguiremos aquí para escucharte, y para leerte. Eres nuestra cuentista, porque mira que tienes cuento, para rato.

    Nos vemos, un beso de tu lector fiel

    ResponderEliminar
  4. Como dice Hugo, donde hubo espigas, quedan migas y ese túnel que lo protegió de los ojos mal intencionados, quizá en su pensamiento propio, hoy lo componen notas musicales.

    Es un relato corto, pero que da para un debate intenso. Tu escritura se va soltando y se vuelve sugerente. Y como te digo a menudo, tus límites, te los pones tú misma. El día que te pongas a hacer versos, veremos hasta donde llegas realmente. Sal del túnel, y mira el cielo. Es atreverse.

    ResponderEliminar
  5. Elena, como vuelvas a decir en las reuniones que no eres capaz de crear poesía, voy y no te ajunto.

    ResponderEliminar
  6. Me gustan los chicos de este club!!!

    Gracias Kanet, por tu comentario.

    Juanjo, es que al final... queda la música.

    ResponderEliminar