lunes, 21 de noviembre de 2011

VIDA DE LUJO

Vivo en este edificio de la calle Serrano desde hace 25 años y ningún vecino ha sospechado nunca cual era mi profesión. Ni siquiera Matías, que como buen conserje todo lo olisquea, podría barruntarlo.

Considero que he sido una mujer afortunada, si me comparo con mis compañeras de oficio en la actualidad.

Vine a España de vacaciones, exactamente a Torremolinos, a finales de los años 60. Y viniendo de Suecia, nunca pensé que acabaría viviendo en un país donde libertad y apertura eran palabras desconocidas.

El clima, la vitalidad de la gente y el exotismo de los pueblos del sur me cautivaron. Pero, sobretodo lo que me atrapó fue el contrato de artista que me ofreció aquel productor de cine que conocí en el Hotel Pez Espada.

Nunca había trabajado como actriz y pronto demostré no tener cualidades, pero aquello no suponía un problema. Con 22 años, tenía un cuerpo espectacular, media 20 cm más que cualquiera de las mujeres españolas de la época y una melena rubia que me gustaba exhibir. Además, yo no había sido educada en la castidad gazmoña de las enseñanzas religiosas, y no tenía inconveniente en mostrar aquellas partes de mi cuerpo que todos deseaban ver. Fui un descubrimiento para el equipo técnico y artístico. Y todos los directores se enamoraban de mí. Me daban papeles junto a unos grandes actores bajitos y con bigote, que representaban al latin-lover reprimido, ávido por tirarse a la sueca. Y de fondo, siempre estaban la sangría, los toros y el flamenco.

Con la llegada de la democracia, aquellas películas dejaron de interesar y yo, acostumbrada a un ritmo de vida de lujo, me quedé sin trabajo y con pocos amigos. Me resulta difícil recordar como llegué a entrar en este mundo de placeres. Pero no había un solo día que no me llamasen para acompañar a algún empresario depravado, un político voyeur o un diplomático vicioso.

Ahora, a mis 65 años, ya retirada, desde el mirador de la tercera planta de mi piso de lujo en el número 48 de la calle Serrano, veo pasar ante mí relatos inexplorados de vidas ya devastadas, que solo yo podría desvelar.

6 comentarios:

  1. Buena primera persona, te metes muy bien en el personaje, pero no cuadra que se arruine y siga viviendo en la calle de Serrano....te hace plantearte cosas que rompen un poco el esquema del relato, despista al lector (yo).
    Tampoco haces ver como slta de repente al mundo del cine, en Torremolinos en esa época había miles de residentes y turistas nórdicas, por que ella?
    Tienes que depurar esas técnicas si quieres seguir teniendo el éxito que has disfrutado hasta ahora, hay mucha competencia y los lectores se pasan a otras historias en un click. A que te dedicas en la clase de Alejandro, a hablar con Kika?
    Pero me gusta tu estilo , un beso cariñoso, tienes mucho que contarnos, mua.

    ResponderEliminar
  2. No estoy muy de acuerdo con José María alias "Alejandro Pedregosa". Yo entiendo bastante bien el hilo del relato y el desenlace entra dentro de los finales sorpresivos que a mí tanto me gustan.

    ResponderEliminar
  3. JEJE me voy a meter a crítico de libros, ahora voy a por tu entrada Jose Luis, aquí no se va a librar ni el tate.

    Por cierto JL tu comentario es algo confuso, es Alejandro Pedregosa alias Jm o al revés? no lo dejas claro. No explicas por que te queda claro el hilo del relato, y como es posible que el desenlace sea sorpresivo, quieres decir sorprendente ?? hay que ser más precisos JL por los lectores HUYEN.

    Ala, a correr!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado de principio a final. Consigues que uno se meta en la historia.

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  5. Pues salta al mundo del cine por su encantos femeninos, su espectacular figura, su melena rubia y porque si, josemaria, porque la tía estaba buenísima y conoció a ese productor de cine, que tenía el cerebro en donde todos sabemos y quiso lanzarla al mundo del cine para tenerla más cerca. Es que no tienes imaginación, tio!!! Que hay que sugerir, que no ha que darselo todo comido al lector, que si no se nos aburre y se larga a leer a otro blog.
    Y ya te contaré otro día porqué vive en la calle Serrano, de momento suma y resta años.
    Ya verás como cuadra todo.
    Bueno, quien es la Pérfida Canalla??????

    Gracias a todos por comentar. Que divertido!!
    Pero sobretodo gracias a JoseLuis, por defenderme... Jjajjaj.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. yo a esta sueca la capto y la veo al lado de Jose Luis Lopez Vazquez en Cine de Barrio ¡¡¡

    ResponderEliminar