jueves, 15 de diciembre de 2011

Voces en el desierto

Son las ocho de la mañana. Ella se ha levantado hace media hora y ya está el café y las tostadas en la mesa. El se sienta a desayunar y retoma el dialogo que iniciaron antes de acostarse.

__A partir de los cincuentas ya se pasó el tiempo de volver al colegio.

__Aprender no es cuestión de edad, más bien tiene que ver con la curiosidad, la vitalidad...

__No es necesario ir a un curso de escritura para aprender a escribir, basta con leer a los clásicos. Allí está todo.

__Eso lo dices tu para justificar que no haces nada aparte de tu trabajo. Solo te interesa la lectura y la ginebra..

__Tu sigue yendo al colegio...

__Pues a lo mejor me matriculo en la universidad. Me atrae la carrera de arquitectura.

__Como eres tan buena con las matemática...Además eso se hace a los veinte.

__Gracias por animarme. Me encanta empezar el día con alguien tan positivo como tu.

__A mi lo del positivismo me la trae floja.

__Piensas como un viejo, como si ya estuvieras muerto .Para mi el deseo de saber cosas nuevas es síntoma de estar vivo, de salud mental, en definitiva.

__¿Como puedes hablar de salud mental, si llevas toda la vida con el orfidal?

Ella respira hondo y no contesta.

1 comentario:

  1. Me ha gustado el diálogo Mina, muy original, y es parte de algún relato que estás escribiendo? suena que si...

    Y me intriga el título, que quiere decir?

    ResponderEliminar