miércoles, 4 de enero de 2012

Andén Número Cuatro

En una estación de Berlín
Tras un largo amanecer
Suena una melodía sin fin
Que levanta un raro placer
Haciendo vibrar su violín
Toca solitaria una joven mujer.

No hay día en que esta mujer,
Ya una leyenda en Berlín,
Disponga de tanto placer
Que casi no tiene fin
A repartir al amanecer
Templando aquel viejo violín.

Andén número cuatro, al fin
Los trenes no distraen a la mujer
Ya es hora punta en Berlín
Leonard canta por placer
y ella le acompaña al violín,
Su sonido fluye por el amanecer.

Canción del amanecer
Suena un solo violín
Es un sueño de mujer
Que recorre Berlín
Y esculpe huellas de placer
Sobre una ciudad sin fin.

El Sol ya alcanza al cuerpo del violín
Y mata con su luz un largo amanecer
No en cualquier ciudad, solamente en Berlín
No hay billetes en el plato de la mujer
Transeúntes y viajantes, colas sin fin
Humaredas y bufidos, música por placer.

No es por dinero, es por puro placer   
Aunque en un principio tal no fuera el fin
La mañana se impone al amanecer
Y se intuye la derrota del violín
Primero a por Manhattan, dice la mujer,
Mañana a por Berlín.

Se levanta Berlín desvelando su placer
Rasgado el amanecer, le toca ya su fin
Al sonido de un violín que parte en tren con la mujer.


Sestina en honor a la poesía de Leonard Cohen,
redactada por José María Sánchez y Rafael S. Montojo
Granada, 4 de Enero de 2012

4 comentarios:

  1. wowww!! a lo grande vosotros eee jeje

    Yo me atrevo con las cuartinas, que mi trabajo me dan y vosotros de cabeza a las sextinas, rimadas por demás.

    Eso es elevar el listón mucho ee pero es bueno tener grandes aspiraciones y grandes retos.

    Enhorabuena a los dos por este trabajo, de todos se aprende.
    Besitos azules, tened una hermosa tarde, muassssssssss

    ResponderEliminar
  2. Sanchez y Montojo, mano a mano,
    comparten faena en la sextina,
    maestría mayor trovadoresca,
    hexagonal el reto, de las rimas.

    Endecasilabamente

    ResponderEliminar
  3. Me ha llamado mucho la atención este tipo de composición. El hecho de repetir una serie ya no de rimas, sino de palabras, lo hace un ejercicio, en mi opinión complicado, pues se corre el riesgo de ofrecer una lectura repetitiva.

    Pero sin embargo, no me ha dado esa sensación después de leer este poema. Y es más, me ha parecido una historia bonita sobre el despertar del día y la tarea de ganarse la vida con el arte. Las letras están teñidas de la humedad de Berlín y el amanecer muy bien reflejado.

    Habrá que animarse a intentarlo... ^_^.

    ResponderEliminar
  4. Os agradezco vuestros comentarios, la sextina se creó en el siglo XII en la Provenza y se extendió por Italia, España, Portugal, Francia e Inglaterra. Y una vez hecha una creo que escribiré más, se disfruta escribiéndolas.

    Es básicamente la combinación de seis palabras, en dos grupos de tres que riman entre si. El resto es complicado de explicar, tengo las claves para hacerlo en una en la libreta para poetas que me han regalado estas navidades en Escocia, una joyita de cuaderno para lanzarse con la Poesía.

    El cambio de año y las vacaciones viajando me han dado que pensar sobre la escritura, ideas nuevas, nuevas formas, el 2012 será diferente. Creo que se llama maduración.

    Gracias Rafa por dedicarte con tanto empeño a redactar esta Sestina conmigo.

    ResponderEliminar