viernes, 13 de enero de 2012

ANSIA DE AMOR, DOLOR DE ODIO

Reprimida ansia,
de exaltado amor,
ausencia de odio,
plena de dolor.

El dolor perdura,
se grita el amor,
el odio se inflama.
El ansia. Tu y yo.

Respiramos ansia,
bebemos dolor,
digerimos odio,
olemos amor.

El amor nos traga,
espiral de ansia,
suspiramos odio,
sentimos dolor.

1 comentario:

  1. Precioso, compañero. Ya lo creo que sí.

    Y ahora aquí voy yo con mis ideas por las ramas de frecuencia frecuente e interpretaciones libres. Desde que abrí el blog primero, allá por 2008, por recomendaciones de una amiga, he tratado de contar historias envueltas en este sentimiento del que tú hablas y he observado y leído mucho sobre él. Al final, acabé llegando a la conclusión que el amor, trae una dicho directamente proporcional al dolor que provoca. Si es correspondido, duele. Si no lo es, duele más todavía. Si es correspondido, la balanza de las caricias equilibra el presente. Si no lo es, la falta de roce libra al sentimiento del desgaste de la rutina. Imagino que ese dicho de "si estoy solo porque estoy solo, si estoy acompañado, porque estoy acompañado" tiene que ver con esto.

    Y de qué manera has reflejado ese dolor. Incluso el ansia, el suspiro que hace perder la cabeza y empuja a hacer las locuras que si el corazón está sereno, no se harían jamás.

    Me encanta todo el poema pero resalto este verso:

    "El ansia. Tú y yo"

    No encuentro una manera más breve y clara de marcar la dualidad del sentimiento. Y de centrar que el poema habla del amor entre dos, en su vertiente realista, no en la vertiente cinematográfica que solo dura dos horas. En el día a día, en el segundo a segundo.

    Menos mal que ya me conoces y sabes mi forma de interpretar las cosas ^_^. Pero haya acertado o no con mi interpretación de tu poema, nadie puede negar lo bonito y rotundo que es.

    Que tengas un buen fin de semana y que nuestro circo no se detenga.

    ResponderEliminar