lunes, 9 de enero de 2012

ATRAS QUEDAN LAS BOLSAS DORADAS

Y ahí quedaron las bolsas doradas, las rojas con dibujos de estrellas, esparcidas por el suelo después de haber sido usadas para guardar esos regalos ya en manos de sus dueños.

Ahí quedan tiradas, después de muchas colas y minutos, decidiendo cuál sería la más apropiada y bonita, cada una según el destinatario, con muchos papeles de colores y restos de caramelos.

Atrás quedaron las muchas llamadas que aumentarán seguro este mes, la factura del móvil.

Atrás quedaron las uvas y el entrar con el pie derecho y con algo rojo, los ojos llorosos, la pelea por las cadenas de TV para ver quién tiene mayor audiencia si Telecinco o la 1.

Atrás queda el traje negro de lentejuelas que durante la cena, te diste cuenta que te quedaba algo mas apretadito; los apretujones en la puerta del Sol , ese vinito en la Plaza de Santa Ana, o esa cerveza en el Parque del Retiro o en el último bar de moda en Madrid.

Un año más de deseos, aunque con cada vez menos felicitaciones. Los Chixtmas de papel, duermen ya el sueño eterno, aunque siempre te llega alguno de Seguros u ONG, que colocas cuidadosamente encima de la chimenea. Los de internet, este año, han sido menos ya que el año pasado porque, como cambia todo cada día más rápido, ahora Facebook se ha llenado de buenos deseos y mucha salud y trabajo para el 2012.

Ah y eso sí, insistes otra vez y coges el ordenador y escribes de nuevo cuidadosamente la lista de objetivos de este nuevo año, gimnasio, clases de inglés, baile de salón, voluntariado, más clientes y entender más a todo el mundo.

Colocas los libros nuevos que te han regalado en la mesilla y piensas: un año más, el tiempo imparable sigue mandando en nuestra vida, lo único que no puedes parar con un grito, lo único que no te oye cuando le hablas, pero un año más!

Y canturreando, sales de nuevo a la calle, te calienta el recién estrenado sol del nuevo año y sientes que te quedan muchas cosas por aprender y desaprender,y andando a pasó lígero, doy gracias por la vida.


Elena Pérez-Solero
Enero 2012

8 comentarios:

  1. Aprehender y desprenderse, disyuntiva y oportuna reflexión para los pasos de 2012.

    ResponderEliminar
  2. Estás un poco melancólica ee

    Ciertamente que el mundo va a un ritmo trepidante y que en cierto modo, no vas, sino que te arrastra con él hacia adelante y te ves volando en lugar de andando, pero en fin, lo bueno es estar en él e intentar no perderte nada.

    Ten una buena semana querida mía, besitos azules muasssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Kika, me ha gustado mucho el final, dar gracias por la vida. A fin de cuentas, hemos llegado a comprender que caminamos en una espiral que nos lleva una y otra vez al mismo sitio. Y buceando en el final de tu historia, quizá haya que desaprender las tradiciones y aprender que un año no es más que una unidad de tiempo, que nada va a cambiar porque hayamos puesto el calendario que el del restaurante chino nos regaló la última vez que no teníamos ganas de cocinar. Atrás ha quedado un tiempo hermoso, lleno de luz (aunque sea paradójico el alumbrado potente de las calles y luego dejen la A7 a oscuras porque dicen que hay que ahorrar), de ilusión, de papel de estrellas y de esas bolsas de matices que mencionas. Pero en el fondo, nada ha cambiado, seguimos ignorando lo mismo, y luchamos por no olvidar lo que sabemos. Amén de encontrar un empleo o conservar el tesoro del que lo tiene.

    Me centro en tu texto en sí, y está cargado de esa nostalgia del mes que se celebra la Navidad, esa nostalgia que crece al mismo ritmo que nosotros envejecemos pero que gusta de sentir, no es una nostalgia dañina, es esa nostalgia agradable de la contemplación de la chimenea una tarde de invierno en el norte. Introduces factores modernos, que rompen la tradición, y que se convierten en tradición al mismo tiempo. Cada vez hay menos cosas palpables y más detalles electrónicos que solo los ojos pueden gozar. Quizá alguno venga con una melodía y el oído se una a la invitación.

    Un texto muy bonito para despedir el tiempo de fiesta y buenos propósitos que esperemos que por primera vez en la historia, hoy nueve de enero, sigan aún en pie y no se hayan olvidado. Hasta dentro de doce meses, todo volverá a ser como ahora.

    ResponderEliminar
  4. He estado desenganchada del mundo estas Navidades, pero FELIZ AÑO A TODOS, os deseo mucha salud, amor y trabajo a todos¡¡¡

    gracias por vuestros comentarios, empezaré a entrar, leer y escribir en nuestro blog


    besitos a todosss, la escritora novata

    ResponderEliminar
  5. Es un relato muy melancólico que refleja como nos sentimos todos al volver de la navidades, parece que te vas engrasando poco a poco Kika, tu motor empieza a arrancar, cuando tomes velocidad va a ser divertido, te imagino escribiendo cosas divertidas y muy reales o muy tristes y melancólicas. Te veo con esa dualidad, ¿no bipolar, eh!
    Me gusta de tu escrito el detalle de los libros acumulados en la mesita de noche...

    ResponderEliminar
  6. Todos hemos estdo un poco desenganchados del mundo estos días, pero parece que se reanuda el tema con fuerza, este 2012 vamos a hacer grandes cosas, ya lo veréis, tú Kika, ya has empezado.

    ResponderEliminar
  7. Todos hemos estdo un poco desenganchados del mundo estos días, pero parece que se reanuda el tema con fuerza, este 2012 vamos a hacer grandes cosas, ya lo veréis, tú Kika, ya has empezado.

    ResponderEliminar
  8. El titulo es de como los vinos "de autor". Me gusta mucho. Yo tAmbien he escrito algo sobre la Navidad. Manana lo cuelgo.
    Feliz tarde. Os echaremos de menos a los que no podéis venir a la reunión de hoy!

    ResponderEliminar