domingo, 29 de enero de 2012

CRISTALES ROTOS (Relato encadenado 3)

   ─¿Papá?
Él levantó la  vista y me miró por encima de los binóculos.
  ─¿Qué tal estás?  ¿Te duele el brazo?
  ─No no, estoy bien─Me acerqué a él lentamente─Oye, papá,
    ¿Te acuerdas de aquélla cajita de música que tenía mamá?.
Sus ojos se abrieron desmesuradamente y las lentes cayeron
sobre la mesa.
  ─¡A qué viene ahora eso, Rosa? ¿es que nunca vas a olvidarte
     de lo que pasó?.
  ─Solo tenía curiosidad, ya sabes que mamá no me dejaba abrirla.
    ¿Sabes donde está?.
  ─Que sé yo, hija─Su voz temblaba, insegura─Supongo que estará
    arriba, en el desván─Se ajustó los binóculos sobre su aguileña
    nariz y dirigió de nuevo su atención al barco─Ahora, vete a la
    cama, es muy tarde.

Ésa noche no podía dormir.  El gato, la cajita de música, los tres
anillos, las gafas de mamá, todo daba vueltas en mi cabeza.

Me levanté y sigilosamente, subí al desván. Hacía casi ocho años
que no utilizaba ésa escalera. Al abrir la puerta, una ráfaga de aire
helado y húmedo rozó mi cara.

Encendí la linterna y entré.
    

4 comentarios:

  1. Está realmente bien! me ha enganchado y ya estoy emocionado de saber qué pasa.

    ResponderEliminar
  2. Esto va cogiendo ritmo Jose Luis, este relato promete y tu diálogo es de nivel, se ve que te los currado....muy bien...

    El siguiente por favor....

    ResponderEliminar
  3. Interesante! Además entiendo todo perfectamente, no he tenido que releer para saber lo que pasa. Eso es MUY importante. Y cuánto misterio! Tengo 3 días para pensar como va a continuar esto.
    Besos a todos.

    ResponderEliminar