miércoles, 11 de enero de 2012

Lágrimas del cielo.





Veo a la rosa nívea que bebe
el llanto y la amargura de este cielo,
mientras se escapan lágrimas del velo
que guarda la tristeza eterna y breve.

En esa infinitud plena que mueve
nuestros tiempos de vida en el anhelo
de aspirar la frangancia de tu pelo
en un segundo mágico tan leve.

Me acompañan las lágrimas del llanto
del cielo que se junta con mi ojos
incluso puede verse a la tristeza.

Y aunque llegue la noche con su manto
los párpados hinchados siguen rojos
porque el sueño de verte nunca empieza.

2 comentarios:

  1. Ainss... Juanjo, un soneto maravilloso. De los tristes, bueno vale sí, son los que te van y en cierta manera a mi también porque los encuentro sumamente bellos por ese halo que desprenden de ternura infinita, en este caso.

    Tengo que mostrarte mi trabajo ee queda pendiente jeje

    Besitos azules de buenas y dulces noches, muassssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kanet, cierto que este soneto es una expresión de la tristeza; no hay forma de desprender algo de luz en él. "Incluso puede verse a la tristeza" Es una forma literal de expresar una opinión sobre lo que expresa el soneto. Tristeza y desesperanza. Desánimo y hundimiento. Lágrimas como paradigma de un consuelo que no parece llegar. Una historia sobre un momento en el que te falla todo y a pesar de la fuerza que tengas, no ves esa perla de luz que todo manto de oscuridad tiene.

      Gracias, Kanet, por tu tiempo y palabras. Un beso muy grande.

      Eliminar