lunes, 23 de enero de 2012

Pertinaz Sequía


Hay gente que llega a algún sitio en la vida a base de ser pertinaz, como una sequía, o como la gotera imposible de arreglar cuando le da a la gota por caer y no parar. Lo malo de esta estrategia vital es que se yerre en el objetivo. Si la sequía acaba finalmente con unas lluvias bien caídas y que lo empapan todo haciendo crecer otra vez la vegetación que parecía finalmente muerta, en ese caso ¿de qué sirvió la sequía?, ¿y la gota que ponía a todos de los nervios?.

Ayer conocí a un hombre con pose de aburrido de la vida, que al preguntarle a que se dedicaba me contestó lacónicamente “he sido policía nacional”. Lo dijo con tan poco entusiasmo que no tuve otra que preguntarle si eso era su vocación, a lo que contestó que más bien no, que de niño cuando jugaba con sus amigos a policías y ladrones él era siempre el ladrón. Eso sí que lo dijo con carita de pillo, con convicción y como recordando buenos tiempos…., lo que me hizo pensar que a ese hombre, a punto ya de jubilarse, le había fallado su estrategia vital, a punto ya de arreglarse la vieja y fastidiosa cañería cuyo goteo nos acompaña toda la vida como una sombra, resulta que no le ha servido de nada, que él lo que le hubiera gustado ser es ladrón. Ha perdido casi 40 años de sequía, de inútil goteo pertinaz.

Cuando todos a nuestro alrededor parece que avanzan, nosotros nos quedamos rezagados del resto si el camino es muy largo, como de 60 años de longitud, y más todavía si es cuesta arriba y con piedras sueltas que caen por la pendiente al avanzar, ni que decir si te quedas sin galletas y sin agua a mitad de la subida y si cerca ya de la cumbre abres la mochila y te das cuenta de que para comer en el descampado sólo tienes un bocadillo de mortadela light de hacendado y una mandarina enana. Pero la mayoría nos empeñamos en seguir por ese camino plagado de dificultades por la cómoda razón de que todos van por ahí y nadie se plantea que hay un sendero alternativo. 

Conclusión, no te empeñes en una sequía inútil, y menos en una pertinaz. Si al principio de la cuesta, cuando la ruta parecía tan fácil, disfrutabas tanto haciendo algo, como ser ladrón, pues dedícate a eso sin dudar, por ejemplo dedícate a la política. Es decir, antes de empezar la cuesta vital hazte con un buen mapa de niveles y con todos los senderos marcados (para coger el alternativo, que será más fácil seguramente que el que te dicen los monitores de este mundo), llena la mochila con frutos secos, que no pesan, pon más mandarinas y un plátano (esencial) y por favor que el bocadillo sea de jamón serrano con aceite de oliva.

Ah, y arregla ese goteo persistente y que te pone de los nervios, llama YA a un fontanero, pero que sea de las páginas amarillas, y no uno de esos que conocen todos los vecinos y parecen vocacionales, que llevan todo su vida arreglando cañerías, no vaya a ser...

7 comentarios:

  1. No vaya a ser que el fontanero vocacional sea el charcutero que te vende la mortadela light hacendado.

    Tengo que felicitarte por tu texto, pero no te acostumbres ^_^. Y sigue sorprendiendo así.

    Hay que tener en cuenta que más allá de lo vocacional, tenemos otros factores que determinan la naturaleza del sendero. Creo que si afirmo que la mayoría de nosotros quiere ser rico, vivir sin trabajar y pasarse la vida en cruceros por los fiordos noruegos. Pero resulta que la vida pone esas piedras en tu camino y no tienes porqué buscarlas. Simplemente están ahí y tu cometido es evitarlas moviéndote, actuando. Quizá después de tomarte la mandarina enana de la huerta de detrás de mi casa, llegue el momento de descorchar la botella de aceite de oliva como si fuera el mejor vino (yo de vinos no entiendo, lo reconozco no es un mundo que me atraiga. Uno nace sin pedirlo y se encuentra que "quiere" hacer algo, que su vida, para tener sentido, debe estar acompañada de esa actividad. Pero también se encuentra que el sistema es una basura como un tranvía de grande, que el cuerpo tiene una necesidades que no pueden esperar, que si el camino hacia tu vocación está cerrado, o mientras dibujas el mapa de tu vida a los pies de la ladera, tienes que pasar por el aro para seguir respirando, para seguir maquinando cómo hacerse ladr... perdón, político, o hacerse profesor para que cuelguen videos en youtube en los que tu alumnos te estén dando una paliza.

    Yo por eso no suelo mirar más allá de dos días. He quitado de mi forma de ser los prejuicios del qué dirán y liberado del yugo que pretende quitarte el sueño y el tiempo. Quién sabe bien lo que quiere, lo que le hace sentir bien, debe quitarse ese miedo al qué dirán y disfrutar de su manera de entender las cosas, aunque nadie las comparta.

    Ya paro que me vale ^_^. Me ha parecido un tema interesante José María, escrito con mucho sentido del humor y muy en tu línea.

    Un abrazo y que la semana que empieza te traiga las nóminas pendientes ^_^. Pero entiende que mi vocación es escurrir el bulto... ¿puedes entenderlo?

    ResponderEliminar
  2. Hola, un texto lleno de moralejas. Nada es lo que a simple vista se lee.
    Es un relato irónico, donde no queda sombrero en cabeza, pero el de nadie ni el de uno mismo.
    La cosa es bien clara, el camino hay que andarlo, andarlo porque quieres y por donde quieres y si a medio camino debes realizar un giro para sortear algún barranco del cual no existe puente, pues a tomar aire y a vadear el problema.
    A veces encararse con el problema trae consigo más problemas, una tarea ardua y peligrosa, ya que si bajas por el barranco, en lugar de vadearlo, puedes acabar con arañazos, exhausto y sin fuerzas ni ganas para seguir y date cuenta si ello te pasa cuando estás abajo, en el fondo, entonces ni te cuento, como no haya alguna alma caritativa que te tire alguna cuerda para ayudarte a subir lo tenemos claro, ¿Y si cuando vuelves a subir te ves en el mismo lado por el que has bajado? ahí ya te mueres directamente jeje

    Total, que sigue el camino que tú desees, porque en algún tramo tendrás compañía pero en otros no y deberás seguir igualmente.

    Ten una buena semana querido, besitos azules muassssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Juanjo y Kanet, además de dos fieles comentadores de mis escritos (algo por lo cual os llegará una recompensa, porque en eso consiste el karma: que os vuelve todo como un boomerang, huy Juanjo estate prevenido porque yo no sé que habrás hecho tú en tu vida. Y yo creo en el Karma. Y en la reencarnación, pero de esto ya hablaremos otro día, ya veréis chicos este blog pasará a la Historia. Lo que decía, que además sois expertos analistas y exprimidores, sacáis zumo a las entradas de una forma increible.

    Vosotros estáis escribiendo para evitar la sequía, porque fuísteis tan listos de contratar un buen fontanero y habéis seguido una ruta diferente. Solo os digo algo en serio: espero que no os hayáis equivocado de camino, os veo muy alejados del sendero principal por donde vamos todos....de que lleváis los bocadillos vosotros dos? de verdad que me preocupáis.

    Y si le habéis sacado zumo a esta entrada, esperaros a la que tengo medio escrita: se titula Chubascos Aislados y Gota Fría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El paso de las goteras a la Gota fría me parece muy llamativo. Y después de leer que haces paella los domingos y que tu neurona está ocupada... me echo a temblar. Así, que venga, pon ese relato, que ya aparecerán Kanet y el niño pena (y tripolar) para desplumar a los chubascos aislados y que la gota fría hierva hasta que se evapore...

      Como no tengo remedio ni del malo, voy a hacer caso de tus reflexiones filosóficas, lo que demuestra que no estoy nada bien, y si eso del karma es verdad, yo tuve que ser un cabronazo como la copa de un pino, o de vino, da lo mismo.

      Mmmmm, los bocadillos de la mochila son de disparates, de ocurrencias, y de ganas de participar, aunque a veces, el tiempo se nos echa encima y nos somete a un exilio, temporal sí, pero exilio al fin y al cabo.

      Que tengas un buen día, y que ese sentido del humor no mengüe, hace mucha falta aquí. ^_^.

      Eliminar
  4. Jo, con lo que me gusta a mi el bocata de mortadela con aceitunas...
    Jose María, me has traumatizado para toda la vida. A ver donde encuentro yo ahora un fontanero que me recomponga la neurona.
    Por cierto, que era mentira que los hombres tuviésemos una única neurona.
    Se ha descubierto que además de la mencionada, que nos sirve para nuestro trabajo simple y para los momentos cumbres del sexo, poseemos además otras dos: Una, la tenemos todos los hombres y es la de hacer paella.
    Y otra que la poseen la mayoría, que es la que sirve para soportar estoicamente dos horas enteras de fútbol y que además hace de intérprete de la mayoría de las frases que aparecen en el As o en el Marca.
    Vale, ya no digo más tonterías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJA Muy bueno Jose Luis! me ha hecho reir con lo de la neurona para hacer paella, es que resulta que yo hago paellas los domingos! se ve que esa neurona se activa los fines de semana!

      JL, te digo una cosa: pásate al bocadillo de jamón serrano con aceite de oliva YA. Y Búscate un fontanero de las páginas amarillas, es que deberíais hacer más caso de mis reflexiones filosóficas...

      Eliminar
  5. Lo pertinaz no quita lo impertinente, la ausencia de gotas no significa sequía ni una gotera aislada es tan traumática.
    La pertinacia es más bien una terca actitud de los humanos, muy unida a la conciencia y voluntad de la que los elementos inertes carecen.
    Nunca es tarde para enmendar el rumbo, una carta de navegación ayuda a aventurarse a descubrir universos cercanos y distantes.
    Nuestra próxima decisión es la más importante, agua pasada no mueve molinos.

    ResponderEliminar