jueves, 16 de febrero de 2012

La contraseña


Hace veinte años que me dieron la contraseña de tu caja fuerte
A una plaza escondida
Yo iba a mirarte
Y por la noche lloraba
De no poder tenerte
En la calle del Buen Suceso
Por fin pude tocarte
Siempre quise que me ocurriera, cada noche lo soñaba
Cada noche el mismo sueño, tanta buena suerte.
A las siete de la mañana te sigo llevando un té
Te gusta muy ligero, y con un besito después
Ya no tenemos 30 años, ni cuarenta,
Pero me sigues oliendo a menta
Yo ya tengo arrugas, de felicidad
Y tú, ojos azules de verdad.
Tantas playas andadas
Cuantos vuelos y ciudades
Esos ríos a contracorriente!
Tantas montañas subidas
Y ahora qué?
Ahora navegamos de poniente,
Y en la bodega… tu caja fuerte.

4 comentarios:

  1. Olá!
    è um grande prazer conhecer seu blog.
    Gostei dos teus poemas.
    Grande abraço
    se cuida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olá Maristela, obrigado por a tu comentario. Vuelve pronto a leernos, yo ya te leo.

      Beijinhos, Jose María

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias Mar, es lo que da el amor de sí.
      Yo te leo a tí también!

      Eliminar