miércoles, 7 de marzo de 2012

Cristales Rotos (Relato encadenado 4)

Un rayo de luz me condujo directamente hacia la ventana de la mansarda. Era una noche de luna llena. Y desde allí solo podía ver las copas de los tilos, el cielo, la luna y las nubes moviéndose lentamente.
Hacía viento.
En el silencio de la noche escuché un crujido de maderas. Me volví temiendo que papá hubiera descubierto mi atrevimiento. Permanecí inmovil entre todos aquellos objetos, durante unos segundos. La casa seguía en silencio. ¡Qué alivio!
Y allí, entre la fantasmagórica imagen de muebles ocultos por sábanas y telarañas, que me hablaban sin parar, volví a ver al gato con las gafas de mamá. Yo tenía razón. Aquel gatito existía, no era una mera ilusión. Era una realidad. Si no hubiera existido, el pintor no se habría molestado en dibujarlo tan concienzudamente en este cuadro que reposa descuidamente sobre el piano. Retiré la sábana que lo cubría con gran expectación. Repasé con mi linterna el cuadro de arriba abajo y ante mi asombro, descubrí que la mujer que sostenía en su mano una caja de música y que miraba al gato con gesto de reproche no era mi mamá.
De nuevo una incógnita, o quizás desolación.
Pero es que aquella noche también la luna estaba llena.

6 comentarios:

  1. Narrativa plena como la luna, armoniosa síntesis.
    BBB. Breve, bello y bravo, Elena.

    ResponderEliminar
  2. Sencillamente genial, genial, no puedo decir otra cosa de verdad. Además es breve! No le sobra casi nada, y metes al lector entre esos muebles cubiertos de sábanas.
    Siempre sospeche que escribirías así. Sé que tienes una buena libreta.

    Jose María

    ResponderEliminar
  3. Nunca es tarde si la dicha es buena.
    Y la dicha de esta cuarta entrega es buena de verdad.

    ResponderEliminar
  4. La pobre Socorrito no va a ganar para quebraderos de cabeza... Ahora resulta que la caja de música no era de su madre. Y el gato cabrón que no la ayuda... ¿Habrá pintado el gato Jacobo el cuadro? ¿Es el gato un maestro de enigmas?

    Qué buena pinta está adquiriendo el relato. No recuerdo el orden de elaboración, pero que el circo siga su función y Socorrito resuelva el enigma de la música y Jacobo.

    Muy bueno Elena, la idea de que escribir es ponerse a contar cosas, va calando y los resultados son muy interesantes.

    ResponderEliminar
  5. Me encantan los chicos de este club! Ellos si que trabajan duro! Y venga a dar ánimos... Muchas gracias a los cuatro por los comentarios. Necesito un empujón para escribir, porque a mi me cuesta un montón. Juanjo, eres absolutamente surrealista! Me gusta la idea del gato çabrón pintando el cuadro para desvelar el secreto de la familia... Jajaja! Pero no no es nuestro turno. Tendremos que esperar al siguiente autor, que yo tampoco se quien es.

    Feliz noche a todos y todaaaaas!

    ResponderEliminar
  6. Elena, bueno, inquietante y se lee de un tirón ¡ gracias por seguirlo tú ,,,

    ResponderEliminar