martes, 6 de marzo de 2012

EL ANUNCIO

EL ANUNCIO
Sonó mi teléfono móvil.
-
¿Dígame?
-
Buenos días, le llamo por su anuncio en el
periódico. 1 hora de inglés por 1 partida de ajedrez.
-
Ah¡ le interesa? Estupendo. Dígame cuando le
viene bien.
-
Mañana a las 6?
-
Estupendo, mándeme por favor su dirección con un
mensaje a mi teléfono. Nos vemos mañana.
Me abrió la puerta un hombre de
unos ochenta años. Al entrar casi me tropiezo con unas botas colocadas nada más
entrar muy ordenadas.
.- Buenas tardes, mi nombre es
Amancio. Deme su abrigo.
-
Hola yo
soy Pascual.
Le dejo mi abrigo, que queda
colgando, junto a otro largo y viejo por lo que pude apreciar, en un gran perchero hecho de cuernos de
venado.
La salita era pequeña.
-
Quiere tomar algo? Tengo solo wisky
-
Gracias me va bien, pero tengo algo de prisa. Cuando
quiera empezamos la partida, para luego tener nuestra hora de conversación en
inglés.

Mientras él se dirigía a la cocina eché un vistazo a mi alrededor. La cocina era de esas pequeñas que dan al
salón. Tenía una alacena de madera oscura, de donde colgaban dos jarras de cristal y varios
platos y vasos mal apilados y de
distintos tamaños.

Un sillón orejero tapizado con
grandes cuadros escoceses y una pequeña mesa delante, presidían el salón. No
había fotos en las paredes o cuadros, solo una virgen y un pequeño crucifijo al
lado de un calendario de Cáritas. En una
esquina, una pequeña librería compuesta por tres baldas, donde se amontonaban
libros de todo tipo y tamaño, junto a un tocadiscos muy antiguo con un disco
puesto y la portada: madame Butterfly.

-
¿Funciona? - pregunté
-
Sí claro
, contestó, - y se oye la música mejor
que en ningún otro aparato de los que usan ustedes ahora , dijo mientras
colocaba las fichas de ajedrez en el tablero.

Luego se levantó y puso el disco.
Minutos antes se había oído el cantar de un jilguero u otro pájaro, posiblemente
en una jaula colgada en alguna ventana y pensé que esos dos sonidos, la
ópera y el jilguero eran los únicos compañeros de piso de Amancio

Empecemos dije.
-
Miró el reloj y sonrió realizando el primer movimiento con un peón.

Kika P.Solero enero 2012

7 comentarios:

  1. Anunciaciones,
    alas de mantequilla,
    citas y peones.

    ResponderEliminar
  2. Bonito comienzo. Y tengo ganas de saber que apertura hizo, je, je. Dejas el ambiente muy bien preparado. Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  3. KIKA POR DIOS ESTÁS ESCRIBIENDO YA.
    Te encuentras bién?
    Este relato con diálogos es bueno, muy buena descripción del los lugares sin dar demasiados detalles, eso es inteligente....
    Y los diálogos son muy realistas, breves y al grano, muy buenos de verdad.
    Felicidades Kika

    ResponderEliminar
  4. Gracias a los dos¡¡ me he lanzado e incluso puede que siga la historia...

    ResponderEliminar
  5. Tienes ideas muy buenas Kika. Y te juro que comprendo perfectamente esa maquinación vital que hace que el tiempo vuele sin ser sentido. Un anuncio en apariencia estúpido, es el comienzo de un texto donde todo está bien sujeto. Los diálogos son los adecuados para dos desconocidos en apariencia, la edad octogenaria se refuerza con la descripción de las propiedades e incluso de pensamiento, "suena mejor que cualquier aparato que usáis hoy en día". Y ese movimiento "natural" del peón, como una forma muy clásica de jugar al ajedrez. Veremos a ver si el inglés no es el inglés con el que el gran Lord Byron torturaba a las mentes que no tenían ni idea de lo que quería decir el lord romántico.

    Más que poder, debes seguir la historia. Eso sí,cuando tú puedas, que de de tiempo escaso, y gente de las que podríamos denominar, entiendo un rato.

    ResponderEliminar
  6. gracias Juanjo, de verdad. Intentaré seguir la historia

    ResponderEliminar