jueves, 1 de marzo de 2012

En memoria del hombre.

La bala quemaba como un demonio. Entró desgarrando todo a su paso y terminó alojándose junto a la columna. En su camino perforó arterias e intestinos, arrancó tela y piel, y un geiser rojo, cálido y exhuberante comenzó a manar entre los sucios y famélicos dedos del soldado. Su intensa mirada hacía la herida no consigue detener la hemorragia, y cae de costado. Otro soldado se tira a su lado, pone la cabeza en su regazo y tapona la herida con un trozo de su camisa.
    - ¡Sanitario! ¡Sanitario, aquí!
    - Ah, como duele -gime el soldado mientras se encoge de dolor.
    - Aguanta, Martín, aguanta que pronto vendrá un enfermero.
    - No, hermano, de esta no salgo. Diles a padre y madre que les quiero y que me perdonen, por favor.
    - No digas eso ¡Sanitario!
    - Déjalo. Sabes que no vendrán. En cuanto nos vean, seguiran su camino, como todos los que están pasando a nuestro lado. Abrazame, hermano, que me muero.
    - Ojalá fuera yo el que se fuera de este maldito mundo.
    - ¿Te acuerdas del pueblo? El aire me trae el olor de Alejandra -Antonio levanta la cabeza unos segundos y la vuelve a bajar para no ver el horror que los rodea.
    - Sí, me acuerdo. Martín, ¿por qué tuvistes que cambiar de bando... -pero el llanto no le permitió acabar la frase.
    - Era lo correcto, Antonio. ¡Ah, me duele, hermano!. Por favor, no permitas que me entierren lejos de casa.
    - No te preocupes, hermano. Aunque me cueste la vida, volveremos juntos al pueblo, a los prados llenos de cebada, a los caminos polvorientos donde nos tirábamos piedras... a casa.

Pero Martín ya no lo pudo oir y Antonio se quedó allí, sentado junto a su hermano, con el fusil aún caliente por mortal disparo, mientras los dos bandos seguían matándose, quién sabe por porqué.

Fanathur.
Historias que nunca ocurrieron.

5 comentarios:

  1. Ostras!! hermanos que se matan ufff pero ¿cuanto hay de real en todo esto?, hoy en día más de lo que quisiéramos.
    Cuantas familias no hay rotas por absurdas guerras.

    Este relato es un poco crudo y minuciosamente descrito, menos mal que es corto. Los temas sangrientos no me van. Mi imaginación me juega siempre malas pasadas.

    Besitos azules de buenas noches, muasssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Historias no ocurridas,
      ocurrencias y reincidencias,
      ardiente memoria.

      Eliminar
  2. Daniel, como ya te he comentado personalmente creo que tu relato breve está muy bién escrito, muy depurado, se nota que le has dedicado mucho tiempo y que has soltado ahí unas cuantas emociones.
    Para llegar a un relatito de media página como el que tú has escrito hacen falta unas cuantas horas de trabajo, y eso hay que reconocerlo.

    Un abrazo y a seguir escribiendo! Jose María

    ResponderEliminar
  3. Realismo puro y duro, pero del bueno.
    Tengo ahora un dolor de vientre terrible.
    Y el alma en vilo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno el díalogo entre los hermanos, se siente el dolor y la rabia.

    ResponderEliminar