domingo, 4 de marzo de 2012

A orillas de la noche

A orillas de la noche no hay silencios,
es el rugido del mar quien algo reclama,
eufórico, desesperado, contra la arena
y debora con ternura nuestros cuerpos.


 Porque tú estás conmigo,
es por eso que callo, me sumerjo
en la extensión infinita de tus besos.


A orillas de la noche no hay secretos
que no se sepan y la luna no delate,
huye el tiempo tras las estrellas
se pierde en luceros de mil mundos
que creí ver inalcanzables
 como sueños imposibles, lejanos
pero a la vez tan inevitables 
como el amor que escondemos
 en la orilla de cielo y plata marina.


 Rocé con mis dedos entrometidos
el horizonte en los surcos de tu piel,
detrás de tu sonrisa incandescente
donde solo deseo más de tus caricias,
diligentes, sobre mi costado.


 Se funde en la orilla de la noche 
nuestros corazones, en su clamor nocturno,
sin secretos ocultos, sin silencios voraces.




Por: Jorge Villalobos Portalés 

6 comentarios:

  1. Diligente abeja,
    del antiguo testamento,
    profetisa y jueza,
    agazapada en su voracidad.

    ResponderEliminar
  2. Ohh!! que bello poema, cuanta sensualidad envuelve cada una de las palabras, estas son cómplices de momentos deseados.
    Ten un hermoso domingo, besitos azules muassssssssss

    ResponderEliminar
  3. muchas gracias por vuestras opiniones! y te deseo a ti tambien un bello domingo y este poema busca esa sensualidad e insinuación en la palabra que intento conseguir en cada verso del poema. Me alegro que os guste y creo que no está nada mal el poema. Se intenta hacerlo lo mejor posible.

    ResponderEliminar
  4. Si lo intentabas, en mi opinión, lo has conseguido. Pocos poemas me han atrapado tanto hasta poder terminarlo. Sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es muy reconfortante saber que el poema ha conseguido el objetivo por el que lo había escrito:) me alegra y agradezco tus molestias por leerlo y comentar el poema, siempre es bueno. Gracias.

      Eliminar
  5. No se avispa la abeja,
    una letra basta
    o el gazapo añeja.

    ResponderEliminar