domingo, 18 de marzo de 2012

¿Qué le pongo?

- ¿Qué le pongo? -me pregunta el camarero, mientras limpia con un trapo el mostrador.

Rebusco en mis bolsillos y le respondo:  "Un vaso de realidad, por favor".

El camarero me pone un vaso vacio delante mía y se marcha. Me quedo mirando el vaso, observando mi propia imagen en su reflejo. Cuando termino, salgo a la calle a seguir arrastrándome por el frío.

11 comentarios:

  1. ¡¡Ostras Pedrín!! jajaja ufff más claro el agua ee
    Escueto pero real como la vida misma, que bárbaro.
    Ten una buena semana creativa, me gusta como escribes.
    Besitos azules muassssssssss

    ResponderEliminar
  2. Así se escriben los microrrelatos, directos y al grano, y dejar pensando al personal, por lo menos a mi me has dejado perplejo, meditando....

    Muy bueno Daniel!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué pocas palabras y cuánto me ha dado que pensar!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestro ánimo, compañeros. No es la vida, sino nuestra realidad, la que es dura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahá! en esta respuesta tuya está la esencia de tu microrrelato!
      De modo que la VIDA no es dura? ¿lo duro es tú realidad? uhhh Daniel tenemos que hablar, si yo te contara de mi realidad!

      Eliminar
  5. Ánimo Fanathur! que ya llega el verano y no vamos a pasar frío.
    Me gusta por lo ingenioso, lo directo y la claridad.
    "Un vaso de realidad" sería un buen título para un relato breve.

    ResponderEliminar
  6. Acertada dosis,
    en pocas palabras,
    se envasa lo justo.

    ResponderEliminar
  7. Un texto tan corto y tan lleno de sensaciones.
    Bonito y triste, un día de la pareja para siempre - el hombre y su tristesa.
    muy bien escrito

    ResponderEliminar
  8. Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  9. Fantástico. Conciso y eficaz.

    ResponderEliminar