viernes, 30 de marzo de 2012

Querida



Querida,


No sé nada de ti, espero que sigas recibiendo mis cartas, después de tantas enviadas no estoy seguro de que te lleguen. Luisito estará enorme ya, calculo que en la Universidad. Y mi pequeña Tina, me la imagino con una melena rubia y hecha una mujercita, siempre se pareció a ti. Tengo ya ganas de volver.


Aquí no me tratan mal, ya soy como de la familia, la rutina es siempre la misma, y las vistas de la bahía igual. Los suelos siempre tan blancos y brillantes, las puertas de vaivén con su ron ron, los pasillos tan largos con olor a medicamentos, y los ventanales cerrados. Eso es lo que peor llevo, siempre te lo cuento no sé por qué, no puedo abrir estas ventanas, aunque sea para oír el aire que sube del mar cuando me despierto de madrugada.


Los días pasan como ráfagas, y recuerdos de humo parecen los momentos que vivimos , evaporados ya. Nos ponen música por la tarde para calmar la ansiedad, inyecciones de serenidad para el alma al anochecer y con eso vamos viviendo en un estado de placidez, pero sin duda mejor que saber la verdad. Cariño, yo no quiero saber eso, no lo quiero ni pensar, soy casi feliz, no lo sé, solo pregunto por el día en que saldré, pero nadie me quiere informar. 


Si tú te enteras de algo, házmelo saber, no temas, sabes que soy incapaz de hacer daño ya, y que no he dejado nada a deber. A veces me entran dolores de angustia, como golpes de mar, y aprieto fuerte los dientes, me muerdo la lengua y me dicen que todo va a pasar. Cómo se abrirán estos ventanales, cómo se levanta el sol abajo en la avenida, cuando se irán estos males, dime, ¿tú sabes algo? Todo parecía tan bonito antes de que llegara esa maldita ola, que inundó nuestra vida.


La doctora me dice que persevere, que todo tiene cura, pero que no me podrá sanar lo de la escritura, eso no lo entiendo, yo solo sé que tengo que abrir estas ventanas, como sea.


Y que te quiero.

11 comentarios:

  1. Magnífico Jose Maria !Me parece una carta de una sensibilidad tremendamente profunda , que no deja insensible ninguna fibra posible humana. Después de leerlo , lo he vuelto a releer para fijarme en aquellos detalles que dejas caer sutilmente del protagonista.Deduzco que lleva tiempo internado en algún hospital , centro sanitario o centro especializado por esos pasillos largos con olor a medicamentos.Supongo que existe una ruptura de comunicación entre el protagonista y su mujer , dado que supone que no sabe si ella estará recibiendo las cartas , ello nos demuestra que ella no le visita ni las contesta ¿ a qué puede ser posible ese distanciamiento?Es una incógnita que inquieta!

    No llego a deducir si esta pasando por alguna enfermedad terminal o tal vez por ocasionar malos tratos en la mujer ,pues se centra en comunicarle que no volverá a hacerle daño.Tampoco le informan cuando podrá salir ,y desconcierta esa información que le omiten al protagonista, pues debe estar fundamentada en razón justificada.

    Esa obsesión por querer abrir las ventanas , demuestra que se siente como pájaro enjaulado , sin libertad y que necesita sentir el frescor de ese mar que tanto ama, posiblemente porque lleva mucho tiempo allí, y sus recuerdos se evaporan como el humo, sin embargo recalca profundamente que la sigue queriendo .

    Haces que su desesperación se transmita al lector y se pueda sentir su dolor e identificarse en su angustia.Reitero me parece una carta impactante , profunda y de una sensibilidad extrema.

    Tengo una duda ( a parte de todas las demás que te planteo ), pero esta la veo muy muy bien planteada por tu parte hacia el lector.. podrías decirme ¿porque la doctora le dice que todo tiene cura , pero que no le podrá sanar lo de la escritura?

    Felicidades Jose Maria!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto , Jose Maria , no me despejes las incógnitas que te planteo enseguida ,dejemos ver antes a que conclusiones llegan los demás compañeros !!!

      Eliminar
    2. De acuerdo, esperaremos. Pero te adelanto que yo mismo desconozco algunas respuestas, algunas si te podré aclarar, me he ido metiendo en la piel del que escribe la carta y se me ha ido un poco la olla...

      Muchas gracias por tus comentarios, eso anima mucho a escribir!

      Besos...

      Eliminar
  2. Muy bien compuesta y escrita esa carta, con un dramatismo contenido en un marco poético, emotivo, sublimador. ¡Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel, y tu poema no anda lejos ehhh.
      La verdad es que la carta es muy dramática, me he metido mucho en la persona que la escribe, es dolorosa pero la ficción a veces es más dolorosa que la realidad, o no....

      Besos,

      Eliminar
  3. Estupenda carta, José María. Inquieta y agobia por momentos; menudo ambiente que creas, hombre. Por cierto, lo de la escritura es un mal de muchos, así que no te consueles. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias colega, la intención era meterme muy dentro del personaje, creo que lo conseguí, es un cuento dramático.
      Oye, lo de no consolarme..querrás decir lo contrario , no? mal de muchos consuelo de tontos...eso decíamos en la Facultad. Me alegro de que tú también estés neurótico. Jejeje

      Eliminar
  4. ¿Quieres dar a entender, Jose Maria, que si seguimos con esta pasión literaria loca y desmedida que nos está consumiendo, acabaremos todos en un psiquiátrico? ¿El Club de los Poetas Lunáticos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente JL, has dado en el clavo. ¿sabes que van a barir una residencia para personas con problemas mentales en Ojén?, estoy hablando con el director para que nos guarden unas cuantas habitaciones porque vamos a ir cayendo todos, tú tienes reservada habitación fija....les he dicho que llegará uno con coleta el primero.
      Y bueno, el cuento/carta te ha gustado o no?

      Eliminar
    2. Pues si que me ha gustado, si no, no comento. (Bueno, si algo es algo muy muy malo, si que comentaría, pero no se ha dado el caso).
      Por favor, mi habitación con baño, cilicio y gorro de Napoleón incluidos, si pudiera ser.

      Eliminar
  5. Me gusta mucho tu relato. Lo que cuentas es todo muy real: las preguntas que se hace el personaje, los cuatro trazos con los que se dibuja el lugar en donde está ingresado, y sobretodo lo que vuelve todo más creíble, es que el personaje no tenga ninguna respuesta: ni del lugar en donde se encuentra, ni del afuera. Eso me parece que se debe a que las respuestas se le dan a las personas, pero no a los pacientes....
    La respuesta sobre la escritura, me parece que da para un Seminario...
    Entiendes muy bien lo que es el estigma en la enfermedad mental.
    Gustavo.

    ResponderEliminar