viernes, 23 de marzo de 2012

¡Quiero ser político!

- Siguiente -dijo el funcionario con voz fría y monótona, como la mesa donde trabajaba.
- Hola, buenas. Yo quisiera...
- Tome. Siguiente -miré el papel que me había dado.
- No, verá, se equivoca. Yo lo que quiero es ser alguien rico o famoso. No sé un economista, banquero... o un político. Eso, ¡quiero ser político! -le dije mientras me sentaba en la silla que había frente a la mesa. El funcionario me miró con mezcla de horror y asombro.
- ¿Por qué se ha sentado en la silla? Nadie lo había hecho nunca.
- Ah, bueno, será porque nunca les ha dado tiempo a descansar las piernas -respondí bromeando.
- Así que político, ¿eh? -dijo mientras rebuscaba entre los papeles de su mesa. Al final encontró el que buscaba, lo selló y me lo cambió por el antiguo-. ¡SIGUIENTE!

Acabo de despertarme del viaje. He mirado a mi alrededor y, efectivamente, era un político. Republicano por más señas. Había oido hablar del humor tan negro del servicio de reencarnaciones, pero esto no me lo esperaba. Cuando lo vuelva a ver se va a enterar. En fín, no me queda más que seguir luchando día a día.

Barcelona, 1937.

Fanathur.
"Historias que nunca ocurrieron".

8 comentarios:

  1. Nunca pensé que pudieran ser tan peligrosas las reencarnaciones...jaja Muy bueno! Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el diálogo. Intentaré algo similar para los deberes del lunes. A ver que sale...
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar
  4. Esta particular reencarnación me confunde, trato de situarla en su contexto.
    La de político republicano me lleva inconscientemente a EE.UU, donde hay un partido republicano.
    Si se diera en Catalunya durante la guerra civil, no tendría mayor futuro, además del conflicto entre reencarnación (nacimiento) y edad.
    Hay demócratas que nacen en monarquías y príncipes que nacen en democracias, inclusive en tiranías.
    Un polinomio de realidades, realezas y raleas.

    ResponderEliminar
  5. Por qué será que tenemos todos a Barcelona en el subconsciente? interesante esto...
    No acabo de ver el diálogo Daniel, pero el microrrelato es bueno,,,

    ResponderEliminar
  6. Muy original.
    Yo voy a esperar al resultado de las elecciones andaluzas, y ya decidiré después en qué me reencarno.

    ResponderEliminar
  7. Je,je. Siento no haberme explicado mejor. Esta reencarnación se ha hecho "en caliente"; vamos que no ha nacido, sino que directamente se ha formado de la nada, y ya con la carreta terminada y todo. Menudo chollo.

    ResponderEliminar
  8. buen diálogo ¡¡¡ y además no repites nada ¡ y la idea de la reencarnación siempre me ha gustado aunque en este caso te traslade a una guerra no ¡¡

    ResponderEliminar