martes, 10 de abril de 2012

El Lenguaje de la Astucia I


    De pronto, uno se despierta en mitad de la noche y trata de volver a dormirse. Después de dar un cierto número de vueltas sobre el colchón, aparece ante el espejo  envuelto en la sábana como un capullo de gusano que metamorfosea en mariposa. Entonces, se da cuenta de que le resulta prácticamente imposible volver a dormirse, que uno ya no vuelve a pegar ojo cuando le faltan ideas para soñar.

De: El Lenguaje de la Astucia.

4 comentarios:

  1. Estas reflexiones breves me encantan, además esta es inteligente...gracias por escribir aquí.

    ResponderEliminar
  2. Me ha recordado a kafka. Bueno.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí las ideas para soñar no me faltan ni de noche, ni de día. Pero es muy bonito eso de pensar que cuando no se puede dormir es porque se te acabaron los sueños. Es como el mundo al revés.
    Me ha gustado Rafael!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias! Forma parte de una pequeña serie que se llama igual que el título. Publico una al día en mi blog. Ésta en concreto la escribí una noche en que me pasó eso. Me desperté de pronto en mitad de un sueño y me vino esa idea obsesiva de que necesitaba otro al que engancharme para seguir durmiendo.

    ResponderEliminar