jueves, 26 de abril de 2012

Humanidad perpleja


Hace unos días cené con un extraordinario personaje, que me confesó que no soñaba, simplemente cuando llega la noche se acuesta, cierra los ojos y se adentra en la Nada.

Me dejó tan perplejo que todavía me pregunto cómo es posible no soñar, y no es que dude de la veracidad de su confesión, porque si este amigo tiene una cualidad es su honestidad y transparencia. Por tanto llego a la conclusión de que es un ser tan puro y noble que la mente no le rescata recuerdos ni le adelanta el futuro, que eso son los sueños.

Vive en paz consigo y con su entorno, se nota en su mirada azul, quién puede pedir más.

Esta mañana atendí a un cliente antiguo en mi despacho, y durante la reunión me hizo llorar.

Su esposa era su mejor amiga, no tienen hijos, y falleció hace dos meses. De repente me dijo: “José, ¿tienes cámara de video?”, “no” le contesté. “Deberías comprar una cuanto antes, y grabar todo lo que puedas de tu mujer y tus hijas” me dijo.

Me extrañó ese consejo y le dije que me parecían suficientes los álbumes de fotos, que teníamos muchos. Entonces al cliente se le saltaron las lágrimas y entrecortado me pudo decir: “sí, son bonitas, pero yo llevo dos meses intentando recordar la voz de mi mujer”, y después de unos segundos de llanto añadió derrotado: “y no puedo, José…”. Y me derrumbé con él.

Hace una hora, tumbado boca arriba, en mi rincón secreto de esta ciudad, rodeado de estanques de agua, silencio y rocas viejas, contemplaba unos estorninos, que ajenos al temporal que entra por el oeste, jugaban dando vueltas a una nubecita muy baja, entre el cielo y yo. 

A veces la vida se nos presenta tan rara, tan dulce y a la vez tan cruel, que nos deja perplejos. Creo que este fin de semana me compraré una cámara de video, e intentaré ser más honesto.

6 comentarios:

  1. Neste momento caem lágrimas do meu rosto e não consigo dizer nada
    felicidades e vive com intensidade todos os momentos:)

    ResponderEliminar
  2. Dios! te hace pensar en todo lo que tienes y valorarlo ya que lo puedes perder cuando menos lo esperas. La vida es impredecible y no se puede saber qué sucederá. Yo creo que todos deberíamos comprarnos una cámara de vídeo. Soy Jorge Villalobos, es que no he podido meterme en mi cuenta no sé por qué.

    ResponderEliminar
  3. Me pusiste sentimental.... con lo que me gusta a mí hacerme la dura...

    Un beso lloroso ( o dos).

    ResponderEliminar
  4. Fantástico, compañero. Lo siento por tu cliente. Es una pena que solo apreciemos las cosas cuando ya no las tenemos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a los cuatro por comentar. Pues eso, que la vida es tan dulce y a la vez tan cruel que se queda uno perplejo. Y que mejor que escribirlo, verdad?

    ResponderEliminar
  6. Me hiciste recordar una situación parecida que me ocurrió, con una persona que apenas conocía. Me contó que se compró una grabadora en su día, para grabar el relato de un amigo que tantas veces le había contado. La intención era conservar la historia para que otros tuvieran constancia de ella, pero después de haberle grabado unos meses más tarde falleció de repente. Se emocionaba tanto cada vez que escuchaba la voz de su amigo, que hasta yo terminé llorando. Precioso texto aunque el contenido sea muy triste. Abrazos!!

    ResponderEliminar