martes, 3 de abril de 2012

Libélulas y luciérnagas

Me basta oír tu voz

para sentir las libélulas danzar.

Me basta oler tus manos

y la piel de mi cuerpo se eriza

recorrida por mil llamas verdes.

Y cuando tus labios se posan

al fin sobre mis otros labios,

entonces el tiempo se detiene,

la oscuridad se llena de luciérnagas

y ya no soy yo, ni tu ere tu

Si no un solo ser con la eternidad.

7 comentarios:

  1. Me ha encantado, es de un erotismo muy sutil, y a la vez es poético. Me gusta mucho la imagen de las luciérnagas y las libélulas, muy original!
    Felicidades Mina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado y sobre todo que pasara la censura...
      Por mi parte agradesco que se me señalen las erratas ya que al ser estranjera sé que cometo errores.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. La censura a la basura
      y lectura sin mesura.

      Agnus Dei qui tollis errata mundi.

      Eliminar
  2. Líbido de libélulas.
    laberintos labiales,
    ritmo de verdiales.

    ResponderEliminar
  3. Verdes llamaradas en labios ardientes de eternas luciérnagas.

    ResponderEliminar
  4. Poesía erótica, erótica poesía. Me encanta la imagen de las luciérnagas alumbrando la oscuridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las luciérnagas son un recuedo de mi infancia. Llevo años sin ver ninguna, creo que es debido a la tanta contaminacón que producimos.

      Eliminar