miércoles, 18 de abril de 2012

Una calle de voces, risas y ladridos




UNA CALLE DE VOCES, RISAS Y LADRIDOS.

A la entrada de la calle un ciego con datáfono me ofrece un cupón, - la niña bonita - me dice. No llevo monedas y además no quiero entretenerme.  Dos filas de aparcamiento en línea no impiden a los coches circular sin temor a rozar retrovisores y carrocerías, como si estuvieran participando en una yincana. Tampoco temen a los peatones que se detienen distraídamente en la calzada mientras esperan la salida de los alumnos.

Enfrente, un rótulo con pintura negra y letras en mayúscula, que dice " Kebab K Viene", enmarca el dintel de la entrada a un bar. Apoyado en el umbral, un hombre con bigote negro y barba de 3 días se limpia las uñas con su navajilla. A estas horas parece que hay más que van y menos que vienen.

La calle sigue siendo estrecha. Una hilera de edificios de dos plantas bordea las aceras. Por la ventana abierta del balcón del primer piso, una canción de Sabina nos recuerda los años ochenta:" ...busco acaso un encuentro que ilumine el día" y apoyado en la barandilla un hombre  fuma su primer cigarrillo del día, el del café, ese que te abre el apetito, el apetito del placer. 

Pasan los minutos y la calle se despierta. Entre ruidos de voces, risas y ladridos se escucha el chirrido metálico de las rejas plegables de las tiendas al abrirse, el frenazo de las vespas al aparcar, el tintineo de llaves."...el barrio donde habito no es ninguna pradera" continúa la canción.

Y él sigue allí recostado en el balcón, esperando que aparezca, como todos los días, con su bolso morado y sus botas de tacón. Hace años que vive de una ilusión,  de una historia de amor, de un sueño roto que nunca sucedió. Pero  ha decidido terminar con este ritual que  ya hace tiempo que no le va. Busca un lugar donde huir de esa mujer que con paso decidido y optimismo enfila la calle todos los días para abrir esa tienda de ropa interior entre sexy y cándida que un día inauguró justo enfrente de su salón.

" quiero mudarme hace años al barrio de la alegría..." 

Aquel día no llevaba las botas de tacón. Era verano. Tan solo unas sandalias de tira naranja que dejaban ver la belleza de sus pies. Parecía algo estresada, era su primer negocio. Pero eso no le impidió ir hacia él con aquella sonrisa de gata que le enloqueció. 

" ..pero siempre que lo intento ha salido ya el tranvía" 

Desde dentro unas voces de niños reclaman su atención. Con parsimonia se vuelve hacia el interior. La ventana se ha cerrado, ya no se escucha a Sabina. Y yo me pregunto si no será esta calle de voces, risas y ladridos donde vive la alegría, como dice la canción.


9 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Felicidades Elena¡ Estupedo relato donde la musicalidad y el ritmo te atrapan.

      Eliminar
  2. Caramba, Elena, me dejas sin palabras.
    Verdadera prosa urbana de verdadera calidad.
    Porfa, para ya de hacer cursos de escritura,
    que nos estás dejando a la altura del barro.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho Elena, aunque me hayas plagiado porque eso se nota, pero me gusta esa prosa poética con detalles urbanos y canciones de Sabina, con personajes canallas, con ladridos, y lo dejo ya porque no acabo.
    Has mejorado mucho , has dado un salto...hacia adelante? besos...

    ResponderEliminar
  4. Creo que mi broma del plagio no ha gustado así que no tengo inconveniente en retirarlo, era una broma, te lo juro Jose Luis, y siento mucho si alguien se ha ofendido, lo siento Elena! creo de todas formas que tú me conoces bien...y quedó claro en mi comentario que es un buen relato,no?

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.
    Creo que el problema del comentario de JM reside en la dificultad del uso de la ironía en el lenguaje escrito, ya que falta la voz, la mirada, el lenguaje gestual, etc, y eso da lugar a malas interpretaciones. No seria la primera vez que pasa. Yo cogí la ironía, porque conozco a JM. Gracias a los dos por leer mi texto y por comentar. Me alegro que os hay gustado.
    Espero que mi salto sea hacia adelante y nunca hacia atrás! Jaja..

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo añadiría que creo que Jose Luis tiene razón, que este relato es de lo mejorcito que hemos visto por aquí.
      ya ves, que no me cuesta decirlo, ya sabéis que si hay alguien en este club/blog que se dedica a comentar casi todo, y a animar a la gente a escribir, es el menda, o no? pues eso. Y si en 11 meses de comentar a todo quisqui me ha salido una ironía que no se entiende pues me lo podéis disculpar? por favor!

      Eliminar
    2. Eso es verdad. Que se valora mucho que nos animen y Jose Maria es un incondicional del blog. Pero no exageréis, que yo se que se puede mejorar el relato, que me lo ha dicho el profe. Le faltan detalles literarios. Y se acabo! ahora a seguir escribiendo...

      Eliminar
    3. Elena, no hay relato perfecto, pero el tuyo es muy bueno,has mejorado mucho, ha sido el taller reciente?
      Patrece que dominas ese estilo de semi-realidad, bueno ya me entiendes, recuerda lo que nos enseñó un profesor: insiste en lo que se te da bien.
      Besos y buen finde a todos.

      Eliminar