martes, 5 de junio de 2012

El mar que conozco

El azul de los azules
que se vuelve agrisolado
cuando los días de lluvia
se asoman por los tejados.
Es la línea que recorta
los bordes de mi país,
salvo una franja que deja
para escaparnos de allí.
Se plasmó en mis ojos niños
en un asombro sin fin
grabándose en mi memoria
y amarrándome un sentir,
que se compone de espanto
y nostalgia baladí,
de una atracción deslumbrada
y una ternura gentil.
Me sobresalta entre calles,
de lejos lo veo venir
en su eterno bamboleo
haciendo guiños de añil.
He disfrutado en sus aguas
y en sus juegos de colores con el cielo
me ha hecho soñar a mi,
con el amor y otras cosas,
que aún no se definir.

6 comentarios:

  1. Lo prometido... ahí va mi aportación a la serie del mar. Esta vez quería hacer un relato, pero por falta de tiempo, otro poema.
    ¡Feliz feria!

    ResponderEliminar
  2. Bonito poema, el mar es bello y traicionero como el solo.

    ResponderEliminar
  3. S. A. R.
    El azul de los azules,
    Su Majestad, el MAR.

    ResponderEliminar
  4. muy bonito! y me encanta ver que estamos aportando poemas todos, buen trabajo compañeros! y muy bbueno isabel

    ResponderEliminar
  5. Bonito poema, si señora, felicidades y gracias por contribuir, gentil, baladí, sentir, venir, añil, país, allí, sin fin, a mí, definir, mucha tela Isabel, pero gracias por escriBIR. jejeje...

    ResponderEliminar
  6. Me gustó mucho tu poema, Isabel.
    Gustavo.

    ResponderEliminar