martes, 3 de julio de 2012

Anoche




La noche se vistió de luz y amor
y borró las miradas indiscretas.
Nos amamos soñando las recetas
que creaste con tu aire seductor.

Anoche te vestiste de color,
mi diosa con fragancia de violetas.
Eres mito que cuentan los profetas
y la estrella que ahuyenta mi dolor.

Anoche el corazón inventó besos
y nuestro amor llegó a otro nivel,
y los sueños dejaron de ser presos.

Anoche brilló el sur en tu vergel;
donde tus besos llegan a mis huesos,
donde mis besos vibran en tu piel.

4 comentarios:

  1. Prefiero la noche desvestida,sin recetas,
    desprendida de prendas obsoletas,
    besando la piel, rozando el hueso,
    un soneto, panal de luna y miel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También prefiero la noche desvestida y sin guiones. Prefiero que la sorpresa de la locura sustituya al guión establecido, pero si las recetas son creadas por el aire seductor de la improvisación, también me agarro a ellas.

      Eso sí, prendas obsoletas, mejor olvidadas, que al pasado hay que mirar solo para no cometer los mismos errores.

      Un comentario sublime de sabiduría superlativa.

      Gracias, Hugo.

      Eliminar
  2. Precioso, me ha gustado mucho.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fawn.

      Gracias por dejar tu parecer en este "homenaje" a la primera noche que pasan dos enamorados, sea cual sea su edad, y cuántas primeras noches hayan vivido antes con diferentes personas.

      La primera noche tiene algo especial en todos los casos.

      Un saludo.

      Eliminar