domingo, 19 de agosto de 2012

ANGIE y DOROTHY


     
                   ─¡Hala, fíjate qué cantidad hay hoy! ─dijo Dorothy.

                   ─¡Es verdad!, Chica, este año no se puede ni venir a 
          la playa, ─responde Angie─. ¡Mira, mira! ¡Es que está la arena invadida!

─¡Qué rollo, por favor! Con lo que me gusta a mí dar una vueltecita por la orilla…

─¡Fíjate, si hay un montón hasta en el agua! ─apunta  Dotothy─. Ten cuidado, que puede ser peligroso.

─¡Qué asco, de verdad!

─Bueno, ¿Qué hacemos? ─dice Dorothy.

─¿Vamos a picar algo? ─pregunta Angie.

─Vale, buena idea.

Y Angie y Dorothy, las dos bonitas medusas de color malva pálido, se aproximaron traviesamente a un ingenuo bañista...

5 comentarios:

  1. JAJAJA! que original y sorprendente, se lo he leido a toda mi familia y les ha gustado mucho a todos.

    Yo creo que conocí a Dorothy el viernes, no me cayó nada bien, y hoy la vi tomando el sol en la arena, ya está morena y ha perdido su color malva.

    ResponderEliminar
  2. JM, no te convienen esas amigas...

    ResponderEliminar
  3. Este verano angie y Dorothy han ligado un montón! Y se han puesto gorditas de tanto picoteo. Yo, por su culpa, he tenido que conocer a todos mis vecinos, los del verano y los del invierno. Por fin he aprendido como se llaman los niños de cuarto, en donde se come la mejor paella, de que color son las sombrillas de mi piscina, en donde se guardan las tumbonas, en fin qué de cosas he aprendido este verano por no poder bajar a la playa!

    ResponderEliminar
  4. Dorothys y Angies ayer vaciaron las playas e hicieron retroceder a los turistas hasta las piscinas.

    ResponderEliminar
  5. Por favor imaginarlas aplaudiendo, entre muchas como ellas y diciendo: "¡qué se jodan!"

    ResponderEliminar