sábado, 11 de agosto de 2012

Un momento


El sol llegó a esconderse
para que nacieran besos
desde el faro de tu alma
y la luz que da tu cuerpo.
Noche de silencio cómplice,
lago de ardiente deseo,
de lazos que se apretaban
con lenguas de miel y fuego.
El sol no quiere salir,
lanza un desafío al tiempo,
para que el instante de amor
llegue al fin a ser eterno
y fundir el corazón
el tuyo, el mío y el nuestro.
No me cansa este camino;
de tus pies a tus cabellos
aunque quizá haga una pausa,
en el bosque de tu pecho
escuchando sus latidos,
quiero descansar en ellos.
La Tierra se ha detenido,
sigue oscuro nuestro cielo,
yo te tomo de la mano
y me invento un beso nuevo,
que te llega con el aire
respirado de tu aliento.
Ya no importa lo demás,
ahora eres mi universo;
nuestro cielo sigue oscuro,
nuestro amor no quiere tiempo,
y ha parado su reloj
y ha hecho eterno este momento.

4 comentarios:

  1. Que belleza en tus versos, cada vez me emocionan mas.
    Este se ha colocado en el numero 1 de mis preferidos de todos los que leído tuyos, ¿ Como puedes expresar tan brevemente el momento de ascender por el cuerpo con esa delicadeza y dulzura ? Increíble.
    Esta humilde lectora se alegra de haber estado sentada porque sino hubiera aterrizado en el suelo, esos bellos versos que tanto me emocionan dejan las piernas como dos frágiles palillos que no sostienen mi peso por tanto estremecimiento.

    Me quedo con esas bellas palabras finales: " Nuestro amor no quiere tiempo, y a parado su reloj y ha hecho eterno este momento "

    Un abrazo, mi sol y estrellas, todos mis mejores deseos para una gran persona como tu.

    ResponderEliminar
  2. Solo yo puedo tener la poca vergüenza de responder un comentario diez días después... con la excusa trsite del "más vale tarde que nunca".

    Bien, dejándome de tonterías, pasemos al texto que es lo que interesa ^_^.

    Este romance tiene algún tiempo ya, como nueve mesas, quizá diez. Y lo escribí un día que estaba pensando en una conversación que había surgido en el trabajo, sobre las prisas. Tengo unos compañeros bastante "peculilares" y de las conversaciones que nacen de vez cuando, uno contó su "aventura del fin de semana" y cuando terminó, yo pensé: "qué tristeza ser un animal en celo". Y por eso me puse a escribir este romance, con un mensaje que ralentizara el tiempo, que contara una historia centrada en dos, sin tiempo, sin prisas. Y este fue el resultado de la idea de dejar las `prisas a un lado y más que llegar a la meta, se viva con intensidad el camino.

    Un besito preciosa. Y disculpa la tardanza ^_^.

    ResponderEliminar
  3. Después de unos días sin poder leer este blog, vuelvo y encuentro esta belleza de versos.

    Me encanta como escribes....llegas a la piel.

    Un abrazo.

    P.D. Cierto lo que has dicho en el comentario "qué tristeza ser un animal en celo"........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento mi tardanza en la respuesta, como he dicho más arriba, "más vale tarde que nunca" o será que tengo muy poca vergüenza, que también.

      Gracias por tus palabras y por dejar tu parecer. Palabras como estas animan a seguir buscando sonidos en las palabras para contar historias que, quieren, precisamente, tocar el alma, la piel y el corazón de las personas que se acerquen a leerlas.

      Los animales en celo abundan hoy, y como me gusta ser sincero, a veces, se hacen cosas por instinto y este romance es un reclamo para que el amor se tueste a fuego lento y se viva con toda la intensidad que merece.

      Un abrazo y gracias de nuevo

      Eliminar