domingo, 28 de octubre de 2012

El balcón de la Virgen




Hay una calle en Marbella
que serpentea entre flores
que asoman por los balcones
y se suben a los montes
de los tejados torcidos
que el sol teje de faroles.
El empedrado se empina
en adamascados soles
de grises y de morados
topándose con las tiendas
que se cubren de colores.
Unas mesas bien vestidas
sientan a su alrededor
gentes de todas las lenguas
que comen mientras departen
y disfrutan de esta tierra
que les ofrece su arte.
Al ascender, mas arriba
donde la calle se abre
a su izquierda en otra calle
se convierte la pared
en un mágico jardín
en ofrenda de la Virgen
que al balcón viene a asomarse
sonriendo a un pueblo hermoso
que le hace este homenaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario